miércoles, 7 de agosto de 2019

Patatas Bravas

Patatas bravas



Esta receta me trae muchos lindos recuerdos, creo que cuando uno está nostálgico la mejor manera de revivir ese momento es tal vez, por medio de algún platillo, en esta ocasión quería traer un poquito de España a mi memoria, en específico nuestra visita a Girona, un lugar del cual quedé prendada, no sólo por lo hermoso de sus paisajes y arquitectura, sino por la calidez de las personas que ahí visitamos y el cariño que nos une, además de las nuevas amistades que hicimos, fue una visita relámpago pero muy significativa. Gracias por tanto cariño!!

Patatas bravas
Patatas bravas estilo König y con salsa tradicional
¿Cuáles prefieres? 


Pues uno de los lugares que visitamos fue el restaurante König que es famoso precisamente por sus ricas Patatas Bravas, y pues aunque no es la receta propiamente de ahí, pues es como recuerdo los sabores de esa visita…

Me di a la tarea de buscar una receta tradicional y otra que se pareciera a la del König, bueno con mi toque personal, y ajustando los sabores hasta que fueran de mi agrado y éste fue el resultado, espero que les gusten: 

Ingredientes:
5 Papas o patatas cocidas (no que estén muy cocidas pero sí lo suficiente para que no estén duras del centro)
Aceite el necesario para freír.

Para la salsa (receta tradicional, bueno casi):
½ cebolla picada
1 diente de ajo picado 
2 cucharadas de harina de trigo
1 cucharada de Pimienta de Cayena
Sal al gusto
Aceite de oliva el necesario
1 Taza de Caldo (puede ser de pollo, de res, o agua) aquí yo usé de pollo.

Salsa Tradicional 

Procedimiento:
Colocamos el aceite en una sartén, ya que está a buena temperatura le añadimos la cebolla y el ajo picado, puede ser toscamente, pues necesitamos que se pongan un poco transparentes, sin dorarse o quemarse, así es que no los podemos descuidar.

Cuando están acitronados, esto es, que se vean un poco transparentes, le añadimos el harina y la pimienta de Cayena, y movemos con una palita con cuidado hasta lograr que no hayan grumos, añadimos el caldo o el líquido elegido y movemos, sin descuidar, esto es para lograr un tipo de salsa bechamel, sólo unos minutos pues no queremos que se queme ni se reseque en exceso. Sólo es hasta que el harina se cocinó. Rectificamos la sazón, añadiendo la sal necesaria.

Por último procesamos la mezcla, o la licuamos y listo!! La puedes dejar con la textura que tú desees, ya sea toscamente que se sientan algunos tropiezos de cebolla y ajo, o bien, que quede tersa, como una mayonesa.

Para la salsa (tipo la del König):
½ Taza de Mayonesa comercial (la que más te guste)
1 Cucharada de Pimienta de Cayena
½ cucharadita de Ajo en polvo
½ cucharadita de Cebolla en polvo
Sal la necesaria (pues ya contiene la mayonesa)

Salsa estilo König

Procedimiento:
Simplemente mezclamos todos los ingredientes con una palita y listo!! No hay necesidad de nada más, hay quienes les añaden un poco de puré de tomate o cátsup, yo no lo hice.

Procedimiento para las papas:

Procedimiento para las papas o patatas 

Ponemos a cocer las papas con agua fría, esto es importante, así no se harán chiclosas.

Debemos cocinarlas hasta que estén suaves sin que se cocinen en exceso pues las debemos freír después.

Cuando estén listas, las pelamos y las picamos toscamente.

Mientras tanto, calentamos suficiente aceite para sumergirlas, y dorarlas, puedes añadir un poco de sal para que vayan sazonándose.

Cuando están doraditas por todos lados, las colocamos sobre papel absorbente sólo para que suelten el exceso de grasa y enseguida las colocamos en un plato y encima, al centro, les ponemos una vasta cucharada de la salsa de tu preferencia, yo hice unas con la salsa casera, y otras con la salsa de mayonesa…. Mmmm qué rico… son dos versiones igualmente deliciosas!!!

Adoro las papas o patatas fritas, jeje, nunca les puedo decir que no, ni tampoco me conformo con pocas, son una de mis debilidades… sí tan simples y deliciosas…


Creo que quienes han tenido oportunidad de comer las papas de ese restaurante tan famoso como lo es el König, me dirán que no es la receta, que ese no es el sabor, pero quiero decirles que entre la emoción del viaje, el sueño y cansancio que tenía por el jet lag, tengo un poco nebuloso el recuerdo, pero estas dos recetas me hicieron feliz y me trasladaron a esos momentos… espero les guste… 


lunes, 22 de julio de 2019

Lomo a la Leche

Lomo a la leche


Esta receta es de un viejo recetario de mi madre, y en verdad resulta ser una verdadera delicia, aunque muy simple y de pocos ingredientes, puede hacerte quedar muy bien en cualquier cena formal, o por qué no, en una cena o comida familiar cualquier día de la semana, dada su sencillez.

Debo mencionar también que no la preparé al cien por ciento como lo indica la receta, pues en realidad se hornea, pero yo quería aprovechar mi olla crock pot, sí, esa olla que de seguro las recién casadas o no tan recién, recibieron de regalo de bodas, y que muchas veces se olvidan o se guardan, con la idea de después comenzar a usarla porque no se tiene idea de cómo funciona o en qué puede servir, pues esta receta es ideal para esto, pero vuelvo a aclarar, es una variante en la receta original que lleva horneado.

Además, puedes aprovechar los restos de carne si es que quedó, ya que queda tan jugosa y el sabor tan neutro que la puedes aprovechar preparando más platillos, como por ejemplo, tortas de lomo con aguacate con tomate, cebolla y salsa picante de tu preferencia, o hasta unos ricos taquitos con cilantro, cebolla, limón y claro… no puede faltar una rica salsa picosa.

En fin, resulta ser una receta muy versátil, la cual puede ser para una cena formal, como para una comida o cena totalmente informal, pero deliciosa!!

Ingredientes:
1 ½ kilo de lomo de cerdo en trozo
1 lata de leche evaporada (opcional)
3 Tazas de leche
Sal y Pimienta al gusto
2 dientes de Ajo
½ cebolla
2 clavos de olor
Nuez moscada al gusto
1 cucharadita de mantequilla
1 chorrito de aceite

Para la salsa:
2 cucharaditas de fécula de maíz 
Sal y pimienta al gusto
Ajo en polvo al gusto
Nuez moscada al gusto

Procedimiento:

Lomo a la leche


Comenzaremos por salpimentar la carne por todos lados y además le espolvorearemos un poco de nuez moscada rallada.

Calentamos en una sartén gruesa la mantequilla y el chorrito de aceite, éste sólo es para que la mantequilla no se queme.

Cuando esté caliente la sartén con la materia grasa, colocamos la carne para que se selle y además agregamos los dos dientes de ajo y la cebolla, a la cual se le clavarán los clavos de olor, doramos la carne y la cebolla por todos lados.

Y es momento de colocar la carne en la olla le lento cocimiento (crock pot) con todo y la grasa resultante de la carne, los dientes de ajo y el trozo de cebolla con los clavos de olor, que estará dorada por todos lados.

Añadimos entonces la leche, si se utiliza la lata de leche evaporada entonces se le añaden 3 tazas de leche, y si utilizas sólo leche serán 4 tazas o hasta cubrir la carne.

Y encendemos la olla a temperatura baja, yo acostumbro a dejarla toda la noche, aproximadamente 8 horas cuando el lomo está muy grueso, pero en esta ocasión eran dos lomos delgados, así es que el tiempo de cocción se redujo y sólo se cocinó por 5 horas, tomen en cuenta esto.

Cuando ha pasado este tiempo, y que notan que la carne ya está perfectamente cocida, es más, se desbarata, la sacan con mucho cuidado con la ayuda de unas pinzas y la dejan reposar sobre una tabla de picar, yo espero hasta que esté fría, así al momento de cortarla con un buen cuchillo no se romperá tanto, aunque si van a servir esta carne en taquitos o en torta, es mejor que esté deshebrada, les confieso que en casa yo la serví de las tres maneras, así es que los lomitos que quedaron bien rebanados los serví como lo muestra la foto con la deliciosa salsa y los trozos deshebrados pues en taquitos y unas ricas tortas de lomo, aunque bien podrían servirlo también con un poco de mole verde, o salsa de ciruela, o de tamarindo, de mango, de champiñones,  arándanos, en fin, se abre un sinfín de posibilidades.

Salsa o gravy:

salsa leche a la nuez moscada

La salsa es muy sencilla, se trata de aprovechar todos los jugos que resultaron de la cocción de la carne, los cuales debemos vaciar a la licuadora y añadirle las cucharaditas de fécula de maíz, licuamos  para obtener una salsa tersa.

Vaciamos la mezcla a una cacerola y cocinamos sin dejar de mover a fuego bajo, hasta conseguir la consistencia deseada, esto es, una tersa salsa que deberá estar un poco espesa, rectificamos el sabor, pues puede ser que le falte un poco de sal, pimienta, nuez moscada y una pizquita de ajo en polvo. Es recomendable servir calientita la salsa sobre la carne.

Sólo nos resta emplatar.

Este platillo puede servirse con puré de patatas y/o de calabaza (como fue el caso) y verduras de las que gustes ligeramente cocinadas con sal, pimienta y ajo.

Calabacitas a la plancha


También lo puedes acompañar con un souflé de patatas o una rica pasta.

Espero que disfruten tanto como nosotros esta rica y sencilla receta.

Puré de Camote Amarillo (Receta básica)

Pure de camote amarillo

Este puré se realiza como el de patatas, sólo que podemos jugar un poco con la especia con la que quieras perfumarlo, esto debido a que es un poco más dulce el camote.
Puedes utilizarlo para acompañar cualquier tipo de carnes, aves o pescado.

Ingredientes:
2 camotes amarillos
Agua fría para cocción
Sal y pimienta al gusto
1 cucharada de Mantequilla.
1 Chorrito de aceite (sólo para evitar que la mantequilla se queme).
1 diente de ajo.
Leche la necesaria para darle la textura deseada.

Procedimiento:
Lavamos muy bien el camote, no olvidemos que al ser un tubérculo, el cual estuvo enterrado, suele tener mucha tierra pegada, así que lo recomendable es lavarlo con fibra o con un cepillo.

Ponemos a cocer el camote con agua fría y cuando está tiernito, lo pelamos.

Colocamos la mantequilla con el chorrito de aceite en una cacerola y doramos un poco el ajo sin piel, añadimos el camote picado en trozos y lo machacamos, le añadimos un poco de leche y seguimos machacando, tal vez no logren una textura tan tersa, pero no se preocupen,  ya que el camote es un poco más fibroso que las patatas, que para hacer un puré con ellas sólo basta machacarlas al estar bien cocidas.

Sazonamos con sal y pimienta y procesamos con el procesador, y ahora sí, obtendremos una bonita textura.

Esta es la receta básica, pero bien podrían añadirle al acitronar el ajo, un poco de cebolla finamente picada, la cual le dará otro gusto.

También pueden añadir cardamomo o curry, o qué les parece un poco de nuez moscada? Eso sería delicioso.

Para servir pavo navideño generalmente se utiliza este puré pero especiado con un poco de canela.

Es delicioso!!



Lomo a la leche, purés de camote y patata o papa





domingo, 2 de junio de 2019

Crepas Ventilla





Esta receta fusiona las tradicionales crepas francesas con un platillo típico potosino, Chiles Ventilla; son unas deliciosas crepas rellenas de queso en salsa dulce de chile ancho. 

Con esta idea participamos para un viaje a Francia, no ganamos pero nos divertimos en el proceso y además disfrutamos del delicioso sabor del platillo resultante!! 


Preparación para las crepas: 
1 Taza de harina de trigo
1 Taza de leche
1 huevo
1/2 Taza de agua 
1 pizca de sal
2 Cucharadas de aceite de oliva 

Mezclar todos los ingredientes y cocinar 1/4 de taza de la mezcla en una sartén o crepera caliente, se cocina por ambos lados. 

Para los chiles: 
6 Chiles anchos sin semillas
1 Trocito de piloncillo
Queso gouda rebanado (para rellenar)
1 litro de crema de leche
1 lata de leche condensada (dulce)
1 pizca de sal

Procedimiento: 
Se ponen a hervir los chiles limpios en agua y el trocito de piloncillo hasta que se suavicen. 

Cuando estén listos, se sacan del agua y se les retira la película a los chiles, es una piel que parece un plástico muy fino, se le puede dejar, pero en realidad quedan suaves si se las retiramos. 

Los rellenamos con el queso y los colocamos en un refractario. 

Mezclamos la crema con la leche condensada y la pizca de sal, y bañamos los chiles con esta mezcla. 

Horneamos a 175 grados por 20 minutos. 

Armado: 
Rellenamos las crepas con queso y un poco de chile, doblamos y las bañamos con la salsa que resulto de horneado de los chiles, debe estar caliente para que quede más rico. 

Si deseas que te quede más húmeda la salsa añade un poco de leche al mezclarla para aligerarla un poco. 

Otra variante es que si no deseas sentir los trozos de chile ancho, puedes licuar la salsa resultante con un trozo de chile, quedará con un tono más oscuro pero igualmente deliciosa. 

Listo!! a disfrutar!! 


lunes, 11 de febrero de 2019

Pan de Naranja (en Licuadora)

Pan de naranja en licuadora


Hace unos días ordenando mis recetas y anotaciones antiguas, me encontré con esta delicia, es de esas recetas olvidadas, pero que te generan cierta nostalgia al volver a probarlas, en realidad tenía cierta incertidumbre pues no la recordaba, pues tenía mucho tiempo que no la preparaba, y me llamó la atención que la letra con la que estaba escrita, sin procedimiento, era la de mi hermana… mi compañera de juegos, de travesuras, de estudio, de fiesta, y bueno, de una de mis hermanas más querida, pues a todas las quiero mucho, sólo que a cada una de manera distinta, ya que cada una ha desempeñado un papel distinto en toda mi vida; pero Ivette, Ivette es especial, ha sido mi cómplice en prácticamente todo, y ha sido también la madre sustituta de mis hijas, pues era quien generalmente, cuando yo tenía que trabajar, era quien me ayudaba y apoyaba en el cuidado de mis hijas, en especial de la mayor… eso cuando ya estaba yo casada; pero antes…. éramos compañeras en todos los sentidos, de escuela, de recámara, de juegos, de fiestas; siempre teníamos las mismas amistades, salíamos juntas a todos lados, creo que es de las únicas cosas que extraño de cuando estaba soltera y sin niñas… el estar siempre con ella… pero en fin, cada etapa es una aventura y hermosa de forma particular…y pues cuando encontré este trozo de papel con una letra que yo reconocía, pero sabía que no era mía y que decía:

“Pastel de Licuadora”
2 Tazas de harina
1 Taza de azúcar
1 Taza de aceite (aunque les debo confesar que yo le puse ¾ de taza)
4 huevos
2 Cucharadas de vainilla
Jugo o zumo de naranja (yo utilicé 1 y ½ naranja, jugo y ralladura)
1 cucharadita de polvo de hornear (en la receta no venía pero yo sé que hay que usar, así es que sólo lo añadí).

La receta no contaba con procedimiento alguno, pero el título me lo daba por completo, así es que sólo utilicé un poco de lógica y listo… he de decirles que quedó increíble…

Procedimiento:

pan de naranja en licuadora


Primero precalenté el horno a 175 grados centígrados.

Coloqué en un recipiente el harina cernida junto con el polvo de hornear, enseguida añadí el azúcar y el resto de los ingredientes, mezclé todo con un tenedor y fui colocándolo poco a poco en la licuadora para que no se me atascara; noté que era necesario añadir un poco más de líquido, para poder ayudarla por lo que agregué más jugo de naranja, de ahí la razón de aumentar media naranja… licué poco a poco y fui vaciando la mezcla en un molde engrasado y enharinado previamente.

Y simplemente metí al horno a 175 grados centígrados, aproximadamente por un tiempo de 40 minutos, o hasta cuando al introducir un palillo éste salió limpio.

Enseguida saqué del horno, y despegué con la ayuda de un cuchillo el pan del molde, sacudí un poco (sólo un poco para que no se rompa la miga) y lo saqué del molde.

Pan de naranja en licuadora


Se me ocurrió entonces preparar un ligero glaseado de vainilla con naranja, y así lo hice:

Mezclé una taza y media de azúcar glass con el jugo de la mitad de la naranja que me había sobrado y añadí una cucharadita de vainilla, revolví con una palita hasta que ya no había grumos, y listo!!

Esperé a que el pan se enfriara y lo bañé con este glaseado tan ligero y rico… a algunos integrantes de la familia les agradó más solito y creo que después se me ocurrió que hubiera quedado espectacular también con un poco de chocolate fundido… en fin, algunas variantes con las que podemos jugar, lo importante es que en verdad el pan quedó delicioso, de una consistencia muy firme y a la vez esponjosa, así es que en los próximos días jugaré un poco con esta mezcla y prepararé panquecitos, luego les comento los resultados.

Lo mejor de todo esto, es que le logré apartar un pequeño trozo de este delicioso pan a mi querida hermana Ivette y se lo llevé, creo que le gustó mucho… pues tampoco recordaba esta receta en particular, quisimos recordar de dónde salió, y la verdad es que ninguna de las dos lo logró, tal vez nos la dio mi tía Coty, o tal vez otra persona, quién sabe, lo importante es toda la nostalgia que nos hizo sentir…


P.D.: Gracias Bet por todo… Te quiero!!







sábado, 10 de noviembre de 2018

Canelones rellenos de requesón en salsa de tomate

canelones rellenos

Una buena idea para cualquier día y momento, en realidad es tan sencilla de preparar, y queda tan deliciosa que sorprenderás a todos!! 

Me encanta el requesón, en ocasiones compro y lo utilizo para preparar postres como el pay de requesón, o lo cocino con cebolla, jitomate, cilantro y chile (requesón a la mexicana), queda delicioso para rellenar, untar o preparar emparedados, o qué tal unas ricas gorditas de requesón, pero esta vez se me antojó usarlo como relleno de canelones, y quedaron muy ricos!! 

Ingredientes: 
250 gramos de requesón (o queso ricotta) 
Perejil picado y desinfectado al gusto 
1 diente de ajo picado finamente
Un poco de cebolla finamente picada (opcional) 
Sal y Pimienta al gusto 
16 Hojas de canelones o bien, canelones en tubo.
Salsa de tomate a la italiana, puede ser comercial o salsa marinara
Queso rayado de tu elección sólo que funda. 
Queso parmesano rayado 

Procedimiento: 
Mezclamos el queso con el perejil, el ajo y la cebolla (si deseas), sal y pimienta al gusto. 

Con esta mezcla rellenamos las hojas de pasta, o bien, los tubos para canelones, si utilizas hojas deberás hidratarlas previamente, yo pongo a hervir agua y cuando ya está burbujeando coloco algunas de las láminas de pasta, no tantas y no todas al mismo tiempo para que no se peguen entre sí, y después no pueda separarlas y se rompan, se hace un desastre, jeje, pero si utilizo los canelones en tubo, pues no los hidrato, y los relleno con la ayuda de una duya con la mezcla de queso y perejil. 

Cuando he rellenado todos los canelones, los baño con la salsa marinara, o la salsa de tomate, les coloco queso rayado y los pongo a hornear unos 15 minutos a 175º Centígrados. 
Si utilizas canelones en tubo, te recomiendo que le pongas más salsa o a ésta le añadas un chorrito de vino tino, para que se haga un poco más líquida y los canelones queden suaves y bien cocinados. 

Y listo!! en realidad son muy rápidos y deliciosos!! 

Los puedes acompañar con albóndigas a la italiana, o así solitos, o como plato vegetariano y único, o qué te parece con una rica ensalada?

No te arrepentirás, ideales también para las próximas fiestas navideñas. 





domingo, 9 de septiembre de 2018

Crema de Verdolagas y Calabacita


crema de verduras


A punto de cumplir las 900,000 visitas al blog, no lo puedo creer!! aunque no he podido publicar tan frecuentemente como quisiera, la página sigue recibiendo visitas diariamente, lo cual les agradezco, pues me hace sentir que vale la pena compartir mis recetas, y para festejar la ocasión, pues no todos los días se cumplen novecientas mil visitas, bueno, casi... así es que preparamos una rica crema de verdolagas con calabacitas, resulta deliciosa y muy nutritiva... además, les digo un secreto? les encantará, pueden decirles de qué es cuando se la hayan terminado toda... 

Ingredientes: 
1 manojo de verdolagas limpias y desinfectadas
1 calabacita italiana lavada y cortada en rodajas
1 Taza de leche de tu elección o leche evaporada
1 cucharadita de mantequilla 
2 cucharadas de harina de arroz o fécula de maíz (para espesar)
Caldo de pollo o agua la necesaria
Sal y pimienta al gusto 

Procedimiento: 
Crema de verduras


Primer retiramos las hojitas de los tallos de las verdolagas, las que estarán muy limpias y desinfectadas, y las ponemos a cocer al vapor unos minutos junto con las rodajas de las calabacitas. No cocinen mucho para que no pierda propiedades, con unos 2 minutos al vapor bastará. 

Cuando estén listas, las colocamos en la licuadora junto con el harina de arroz o la fécula, lo que hayan elegido, esto es sólo para espesar un poco y darle cuerpo a la crema, añadimos la leche y un poco de caldo y licuamos. 

Colocamos la mantequilla en una olla y esperamos a que se funda, tengan cuidado de que no se queme. 

Cuando está lista, agregamos las verdolagas licuadas con el resto de los ingredientes y movemos, cocinamos a fuego bajo y sazonamos con sal y pimienta al gusto, pueden añadir un poco de cebolla y ajo en polvo, esto le dará un rico sabor. 

Deja cocinar a fuego bajo, moviendo para evitar que se pegue y queme, si deseas puedes añadir más caldo o agua, y dale la consistencia deseada, muy espesa o muy ligera... tú decides, aunque lo rico de las cremas es que sean un poco espesitas...

Y listo!! no hay nada más sencillo!! y delicioso!! y lo mejor, muy nutritivo, además siguiendo este procedimiento, en realidad pueden preparar crema con la verdura de su elección, sólo deberá estar cocinada previamente. 

Se les antoja una crema de betabel, espinaca, acelga, zanahoria...? en fin, sólo elijan el sabor y por qué no... el color!! 

Sirvan acompañadas con galletas de soda o rebanadas de pan... verán qué delicia!!! 

Miles de gracias por estar aquí!! 

viernes, 6 de julio de 2018

Spaguetti de calabaza italiana.... o pasta falsa?


Spaguetti de calabacita italiana

Hola!! les dejaré esta deliciosa y práctica receta por aquí, además es muy nutritiva y créanme, a los niños les encantará, es una buena manera de comer verduras sin sufrirlas...

Yo le llamo pasta falsa, pues en realidad es pura calabacita italiana cortada de manera similar a la pasta, hoy en día encontramos en el mercado diversos productos que nos ayudan a dar una apariencia muy profesional a muchas preparaciones, y además nos facilitan la vida... y nos ayudan a cambiar a un estilo más saludable en nuestra forma de alimentarnos, por esa razón en esta ocasión les presento este plato que en verdad es un éxito siempre que lo preparo y he de decirles que no son muy afectos a las calabacitas.... pero éstas se las devoran!! 

Ingredientes:
3 Calabacitas italianas grandes bien lavadas
1 diente de ajo pequeño 
Un poco de aceite de oliva
Sal y pimienta al gusto 
Queso parmesano o algún queso de su preferencia 
Pimentón rojo para adornar (opcional) 

Procedimiento: 

calabacitas



calabacitas
Comenzaremos cortando las calabacitas, yo utilicé una máquina que hace poco me regaló mi esposo, fácilmente la pueden encontrar en tiendas departamentales en la sección de artículos de cocina, o bien, hay unos peladores que son más sencillos de conseguir, con los que prácticamente le sacas punta a las verduras de tu elección, pues se trata de un tipo saca puntas de lápices, que tiene una cuchilla que corta de distintas formas o grosores, lo malo de utilizar ese aditamento es que se desperdicia mucha verdura, aunque luego la puedes utilizar picada en algunas otras preparaciones.... en fin, con esta maquinita puedes aprovechar muy bien la verdura de tu elección, siguiendo las instrucciones del producto. 


Cuando tengas lista la calabacita, bien cortada toda, pues procedemos a cocinarla, será por unos breves instantes, pues de lo contrario no queda muy rica, la idea es que quede casi cruda, para que le dé una textura "al dente" como si fuese pasta, si la cocinamos mucho, quedará muy suave. 
ajo

Debemos calentar un poco el aceite de oliva y añadir el ajo, lo acitronamos un poco, sin que se queme o dore en exceso, pues no quedará rico, ya saben que sólo será un instante.

Calabacita spaguetti
 Enseguida debemos colocar la "pasta" y sazonar con sal y pimienta al gusto y mover con cuidado, para que toda se impregne de un poco de aceite de oliva aromatizado con el ajo. 

Calabacita spaguetti

Cuando hemos sazonado y hemos cocinado la pasta unos instantes le añadimos el queso rayado, yo utilizo parmesano, pero cuando no tengo, no hay problema, pueden utilizar cualquier otro queso que puedan rayar y se funda, como Chihuahua, Manchego, Gouda, en fin... y mezclamos, un poco hasta que el queso se integre y listo!! 
Calabacita spaguetti

Es momento de servir y en este caso, añadí un poco de pimentón rojo o paprika, sólo para darle color. 

pollo al vino blanco
En esta ocasión esta pasta me sirvió para acompañar un rico pollo en salsa de champiñones al vino blanco, créanme, es una delicia.... Se animan?? no se arrepentirán...