lunes, 20 de enero de 2014

Tortillas de Harina

Tortillas de Harina
La verdad es que preparar las tortillas de harina es todo un arte, pues hay ciertos detalles que no debemos dejar de hacer para que queden muy bien... recién hechas quedan muy suavecitas, cuando las refrigeras se endurecen un poco pero si las calientas de nuevo en el comal cuidando que no se te quemen, vuelven a suavizarse increíblemente, además de que la masa queda tan tersa y suave que puedes extenderlas de manera que te quedarán muy delgaditas, ese es tu gusto, a mi me gustan lo más delgadito que se pueda, pero no para todos es igual, esta receta es muy básica, pues puedes prepararlas con mantequilla y leche, o con manteca de cerdo, hay lugares en los que a la masa le agregan un poco de chile chipotle, o de chile poblano, molidos, les da un sabor distinto, para variarle un poco me parece muy buena idea... 
Ingredientes: 
1 Kilo de harina
3 cucharaditas de sal
250 gramos de manteca vegetal
1/2 litro de agua caliente
Procedimiento: 
Primero hay que poner el harina en un traste hondo, y agregarle la sal, en el centro ponemos la manteca, en este paso hay quienes substituyen con un poco de mantequilla, ojo no debe de ser margarina, eso nunca, sólo mantequilla, yo en este caso utilicé solamente manteca vegetal, después con los dedos comienzas a desbaratar toda la manteca te quedará como arenosa, en granulitos pequeños, como se muestra en la imagen del centro, cuando logras esto, es el momento de agregarle el agua caliente, yo utilizo agua muy caliente, con cuidado de no quemarme, y vas formando la masa, es importante que no te falte, pues si falta es muy difícil de arreglar la masa, pues quedaría muy dura y se te terminan rompiendo, cuando has integrado bien la masa, lo único que tienes que  hacer es amasar un poco hasta que se le quite lo pegajoso, y es INDISPENSABLE que la dejes reposar, por lo menos 10 minutos, tapada con un trapo o una bolsa de plástico, el harina necesita hacer su trabajo, soltar un poquito el gluten. 
Cuando ya pasó este tiempo, comienzas a hacer los testales que son las bolitas, procura hacerlos del mismo tamaño para que te queden lo más uniforme posible todas las tortillas, has primero todas las bolitas hasta terminar la masa y cuando termines es momento de palotear con el rodillo y extender los testales, en una mesa y el rodillo enharinados, extiendes con cuidado y procuras darle forma redonda, la verdad es que por lo general a mi me quedan como mapas, jeje... pero eso sí, delgaditas como me gustan, si quieres que te queden más redonditas, utiliza una tortillera para aplanarlas, sólo que no quedarán delgaditas. Cuando has terminado de hacer tus mapas, perdón, las tortillas, jeje, es que a mi  me quedan así, supongo que con la práctica va mejorando uno, pues bien, conforme vas extendiendo las tortillas las acomodas en un plato extendido, y cuando has terminado de extender todos los testales, entonces vamos al siguiente paso, calentar el comal, no debe de estar muy frío, pero tampoco arrebatado, para que no se quemen las tortillas, cuando está a la temperatura óptima entonces vas poniendo las tortillas a cocinar, en realidad se cocinan muy rápido,  notarás que casi al sentir el calor se empezarán a inflar un poquito o a formarse pequeñas ámpulas de aire caliente en ellas y entonces cuando empiezas a ver que se vuelven un poco blancas las volteas, y notarás que comienzan a hacerse más ámpulas, y entonces les das otra vuelta, procura que no se quemen, sólo es para cocinarlas un poco si no las vas a utilizar en ese momento, esto es para que queden precocidas y así cuando las quieras utilizar tal vez al día siguiente puedas volver a calentarlas y vuelvan a recobrar la suavidad además de que se terminarán de cocinar. La verdad son muy entretenidas de preparar, pero al final vale la pena, saben ricas... 


Dame tu voto en HispaBloggers!