sábado, 22 de marzo de 2014

Cuernitos Miniatura con Salsa, un rico Bocadillo



Con esta receta estoy participando en el RETO del mes de marzo de la comunidad Comer especialhttps://plus.google.com/u/0/communities/107450020436626483665 y es la primera vez que lo hago, y debo aclarar que no tengo mucha experiencia en esto de los retos, pero me animé, espero que mi receta les guste, son unos bocadillos miniatura que preparo desde hace muchos años para cuando recibo visitas, se me ocurrió una ocasión que tendría invitados, creo que contaba como con 15 años de edad, y fue todo un éxito!! siempre ha gustado mucho y sé lo que sucederá cuando la sirvo a mis invitados, ya sé que me preguntarán la receta, se las explicaré paso a paso y en muchas ocasiones volverá a ser tema de conversación, pues resultan ser muy ricos estos minicuernitos, pues tienen una consistencia muy ligera a pesar de ser fritos en aceite, ya que la masa que se utiliza queda muy esponjosa, y lo mejor de todo es que los dedos al ser un bocadillo que se degusta con las manos, no quedan con la sensación grasosa, me encanta esta receta, pues el resultado al momento de servirlos siempre es el mismo, se terminan en un dos por tres y a todos les gustan, no hay riesgo que no te queden o que no les gusten a quienes se los presentes... 
Ingredientes para 50 cuernitos miniatura aproximadamente:
1 Taza de Harina de Trigo común
1 Cucharadita de polvo para hornear
1/4 Cucharadita de sal
100 ml de crema de leche
Harina de Trigo la necesaria para extender
Aceite el necesario para freír
Queso, Manchego o Fresco, del que sea tu elección pero que no suelte suero, alguna vez los preparé con Gruyere y quedan muy ricos, pero el sabor es más intenso... 
Para la Salsa: 
1 Tomate
Chile serrano al gusto
Sal y pimienta
Procedimiento: 
No existe una receta más sencilla para preparar una masa que te quedará suave y tersa, además de muy manejable y que al momento de cocinar, se esponjará y dorará de una manera hermosa, pues para realizar la masa lo único que hay que hacer es cernir los ingredientes secos y colocarlos en una fuente, agregar la crema de leche y combinarlos todos hasta que se forme una masa suave y tersa, si es necesario sólo hay que agregar el harina necesaria para que no se pegue en las manos, te recomiendo que la dejes reposar unos 20 minutos. Cuando obtienes una masa suave, que en verdad lo logras muy rápido, la extiendes sobre una mesa enharinada, cortas unas líneas de aproximadamente 7 centímetros de altura y después cortas unos triángulos en zig-zag, tal y como se muestra en la fotografía. 


Colocas un trocito de queso en la base del triángulo, la verdad es que es muy pequeño, y lo enrollas, te quedará como un bigote de panadería y finalmente lo doblas de las puntas como si fuera un cuernito, te resultará un tamaño muy pequeño, pero se verá lindo al momento de servirlo. 
Te recomiendo que realices todos los cuernitos hasta que termines toda la masa y los vayas acomodando con cuidado en una fuente o en un platón. 
Generalmente lo que yo hago es que si tendré invitados es que los preparo con anticipación y los acomodo en un recipiente hermético sobre plástico film, y los tapo, los guardo en la nevera.
Mientras, ponemos a escalfar el tomate con el chile en un poco de agua, sólo hay que retirarle el cabito al tomate y hacerle un corte en forma de cruz a la piel del otro extremo, para que se pueda retirar la piel con facilidad cuando ésta se comience a soltar, cuando ésto sucede, sólo hay que retirarlos del fuego, retirarle por completo la piel y licuar el tomate con el chile al gusto, un poco de sal y un poco de agua de la cocción, y listo!! tendremos ahí nuestra salsa para acompañar estos deliciosos cuernitos miniatura.



Cuando tengas los minicuernitos formados, ponemos a calentar suficiente aceite para freír, es mejor que alcancen a sumergirse pero no se van a freír todos de un junto, es mejor poco a poco, pues al freírlos crecen un poco de tamaño y es mejor que no sean muchos para que no se deformen ni se quemen, pues en realidad si el aceite tiene buena temperatura, se dorarán muy rápido y si no estás al pendiente se quemarán, sólo deben de tomar un hermoso color dorado y eso te señalará que están listos... cuando esto suceda, los colocas en papel absorbente mientras terminas de dorar el resto y finalmente, sólo hay que acomodarlos alrededor de una salserita en donde colocarás la salsa de tomate con chile, para degustarlos simplemente hay que remojar un poco cada cuernito en la salsa, verás que son deliciosos!! ligeros, suaves y llenos de sabor... Lo que si recomiendo es que se sirvan recién doraditos, eso es lo ideal, no importa que se enfríen, pero sí que estén recién hechos... 
En ocasiones le doy un giro a esta receta, incorporando hierbas finas en la masa y sirviéndolos con salsa marinara o salsa de tomate tipo italiano, no tienen una idea lo deliciosos que quedan también así, es una receta muy versátil, pues he de contarles que la misma masa la pueden utilizar para hacer empanadas que las podrán rellenar con atún guisado, champiñones, queso, pollo, en fin, con lo que más se les antoje, a veces sólo corto cuadrados grandes y los relleno con lo que más se nos antoje, los doblo como triángulo y los pongo a freír, quedan deliciosas estas empanadas... creo que ya varié por completo la receta, pero es sólo para darles otra idea más de cómo utilizar esta masa tan suave y ligera, espero que les agrade, y se animen a prepararla.. muchas gracias!! 
"La Vida es una Gran Receta"