domingo, 16 de marzo de 2014

Pipián Rojo con Nopalitos y Papitas del Monte

Pipián Rojo con Nopalitos y Papitas del Monte

El pipián es una receta muy tradicional para la Cuaresma, es un tipo de adobo muy rico, preparado a base de pepitas de calabaza y chile, en los mercados es común encontrar marchantas o vendedoras que te lo ofrecen en pequeñas bolsitas para que sólo lo combines con lo que más se te antoje, de hecho puedes servirlo también con alguna carne, pero se suele cocinar junto con nopalitos y papitas del monte, las cuales son una variedad muy distinta a la papa o patata común, son unas papitas muy pequeñitas que tienen un sabor y consistencia muy peculiar, son muy ricas, de hecho son de esos alimentos que me transportan a mi infancia, recuerdo que cuando mi mamá nos pedía que la ayudáramos a pelarlas cuando ya estaban cocidas, por lo general nos comíamos más de las que al final le entregábamos ya peladas, y entre risas y enojo nos daba una palmadita en la cabeza, pues las quería para hacer algún guisado y nosotros le entregábamos siempre muy pocas, pero es que son irresistibles...
Ingredientes:
Para el Pipián:
200 gramos de pepita de calabaza seca sin pelar
3 chiles guajillo asados y remojados en agua caliente hasta que se suavicen
Manteca de cerdo o Aceite (lo tradicional es la manteca)
Sal la necesaria
Para el resto del platillo:
150 gramos de papita del monte
200 gramos de nopalitos tiernos picados y cocidos en agua con sal
Procedimiento:
Simplemente se doran las pepitas con todo y cáscara por ambos lados hasta que tengan un hermoso color dorado, posteriormente se muelen con el chile que estará asado y suavizado en agua caliente, esto hasta convertirlo en una especie de mole, si es necesario se agrega un poco de agua de la cocción de los chiles y sal para sazonar.
Cuando tienes listo el pipián, pones a calentar la manteca o el aceite en una ollita y agregas el pipián y lo cocinas hasta que quede de buena consistencia, sazonas, si gustas puedes mole el chile previamente y colarlo y ya posteriormente agergarlo a las semillas de calabaza molidas, eso es si no quieres sentir las cascaritas del chile.
Cuando tienes listo el pipián, ya guisado, se agregan los nopalitos y las papitas del monte cocidas y peladas, rectificas la sazón y listo... a comer en unos deliciosos taquitos, no se pueden perder esta receta tan simple y tan tradicional.


Dame tu voto en HispaBloggers!