lunes, 10 de marzo de 2014

Rajas Mestizas

Rajas Mestizas

Este es un platillo que en lo personal me trae muy lindos recuerdos, me lo enseñó a preparar mi Padre, quien entre sus grandes aficiones se encuentra la cocina, él toda su vida ha sido Fotógrafo Profesional, y Retratista, hace unas pinturas hermosas, y pues entre sus talentos se encuentra la cocina, creo que por eso me ha de gustar tanto, pues a mi Madre también le fascinaba, esta receta no se llama como la he nombrado, pero la verdad es que suena medio extraño el nombre son "Rabos de Mestizo" y preferí cambiárselo un poco para no crear controversia, lo que sí les puedo decir es que es deliciosa esta receta y muy fácil y rápida de cocinar, se las recomiendo mucho... 
Ingredientes: 
2 Chiles Poblanos lavados, sin semillas y partidos en rajas delgadas, si gustas puedes quitarle las venas para que no queden tan picosos. 
1/2 Cebolla fileteada finamente
Aceite de oliva un poco
1 Paquete de Puré de Tomate 
250 gramos de crema de leche
Agua o leche la necesaria
Sal y pimienta al gusto
Huevos enteros al gusto
Procedimiento: 
Los chiles se lavan, se les quitan las semillas, y se cortan en rajas finas, si gustas puedes retirarle las venas para que no queden picosos, cortas las cebollas en medias lunas finas, calientas un poco de aceite de oliva en una cacerola, anteriormente se utilizaba manteca de cerdo, pero la verdad es que el aceite de oliva o el aceite común le dan muy buen sabor, y es cuestión de gustos, pues hay personas a las que no les gusta el sabor de la manteca de cerdo. 
En el aceite hay que cocinar las cebollas y las rajas de chile poblano, hasta que estén suaves, agregas el puré de tomate y la crema, mezclas perfectamente y añades agua o leche, si quieres que sea un poco más ligero el platillo, añade agua, pero si no te molesta que tenga un poco más de calorías y el caldo quede con más consistencia, añade leche, es tu gusto, ya que lo que le dará ese peculiar sabor será la crema en combinación con el puré y el chile y la cebolla. 
Posteriormente sazonamos perfectamente con sal y pimienta al gusto, dejamos cocinar a fuego bajo, moviendo constantemente, y cuando veamos que ya están cocinadas perfectamente las rajas, es decir, que están suaves, y el caldo ya ha hervido un buen rato, entonces vamos agregando los huevos de uno en uno, sin cascarón, pero los ponemos de forma separada en el caldo, y no lo movemos para nada, espera unos minutos antes de hacerlo, de lo contrario romperás los huevos y se hará un batidillo, de lo que se trata es que escalfemos los huevos dentro del caldo que debe de estar hirviendo, por lo que dejamos cocinar hasta que estén cocidos al término que nos agrade más, a mi me gusta que al partirlos derramen un poco de la yema dentro de mi caldo, pero es cuestión de gustos, hay a quienes les gustan perfectamente cocinados, este platillo se recomienda servirlo con pan, o bien con tortillas de maíz bien calientitas, pero la verdad es un placer degustarlo, a mi me encanta y además me remite a mi niñez, y me acuerdo mucho de la imagen que me quedó grabada de mi papá cocinando estas deliciosas Rajas Mestizas. 

Dame tu voto en HispaBloggers!