martes, 22 de abril de 2014

Pizza casera

Existen muchos tipos de masa que se pueden utilizar en las Pizzas, pero esta base para pizza me gusta mucho, pues te da la oportunidad de hacer una pizza crujiente y delgada, no ta pesada, y con un delicioso sabor, y en verdad es como le gusta a mi familia, crujiente y delgada, de hecho es difícil encontrar aquí en México algún lugar que te la prepare así, por lo que mejor se las cocino yo, tal y como les gusta y con los ingredientes que ellos prefieran, algunos son realmente fuera de lo común, como una de las que les presento en las fotografías que lleva cerezas, a mi marido así le gusta, le hubiera encantado que le agregara piña, pero ese día no tenía en la alacena ni siquiera una lata, y mucho menos una fresca, por lo que tuvo que conformarse con sólo las cerezas, algo de salami madurado y por su puesto sus adoradas aceitunas, y he de decirles que resulta ser una combinación interesante, y aunque no me lo crean deliciosa... en verdad a mi hija mayor y mi nos gustan otros ingredientes, por ejemplo, adoramos la mezcla de quesos, las hierbas finas, los champiñones, aceitunas, en fin, también qué decir la de atún o camarones, o la de chorizo; por otro lado a mi hija mediana le gusta mucho la llamada "Hawaiana" que lleva solamente jamón, queso y piña, pero a mi pequeña al ver la piña me dice "no me encanta la piña" y ya sé que ni por accidente debo de ponerle a su pizza ese ingrediente, ella tiene gustos un poco más simples, pero no por eso menos específicos, total que cuando se las preparo me la paso poniendo los ingredientes al gusto de cada quien, y por lo mismo les hago a cada una uno pizza pequeña con lo que más les guste... pero eso sí, con la masa delgadita y crujiente... aunque se las he preparado en otras ocasiones con masa para bolillo, queda más esponjosa, y les gusta mucho, pero siempre me dejan todas las orillas por más salsa y queso que les ponga... el preparar pizzas me trae muchos recuerdos, hace como 20 años contábamos con un negocio mi esposo y yo en el que precisamente preparábamos Pizzas y Tortas Horneadas, y bueno, además de que era una especie de tienda de abarrotes y hacíamos además trabajos por computadora de todo tipo, sacábamos copias y vendíamos un poco de papelería, curiosa combinación verdad? pero lo que sucedía es que lo teníamos en la planta baja de un edificio de departamentos que daba a la calle, cercana a una universidad y era un departamento relativamente grande y pues lo quisimos aprovechar de varias formas, y a los estudiantes, y aún a los residentes del lugar, les convenía que tuviéramos tantos servicios, pues si no se llevaban algún producto para el hogar, pues es llevaban la cena o la comida de una vez, y a los estudiantes pues les ofrecíamos los trabajos por computadora para que cumplieran con sus tareas, por lo que creo que vivíamos más bien en ese departamento que en el nuestro, pues todo el día lo pasábamos ahí, recuerdo muy bien, cómo gustaban las pizzas, y aunque esta masa no es la receta que utilizaba en aquella época, la salsa sí lo es, y el sabor no le cambia, sólo el grosor y lo esponjoso de la masa, las tortas eran otro cantar, pues las preparábamos con baguette de pan negro, champiñones, jamón serrano, aceitunas y mucho queso, envueltas en papel aluminio y horneadas para que los sabores se integraran y el queso se fundiera, para ambas preparaciones utilizábamos un queso llamado Chihuahua Menonita, la verdad es que le daba un rico sabor a cualquiera de los dos platillos... pues bien, aquí les comparto la receta de las Pizzas, espero que les guste... 
Para la Masa: 2 Bases de pizzas grandes o 6 pequeñas. 
300 g de harina.
1 Taza de agua tibia
1/2 cucharadita de sal.
20 gramos de levadura fresca activa
1 1/2 cucharada de aceite de oliva
Pasta de Tomate para Pizza: 
1 Lata de Puré de tomate grande
Albahaca fresca 
Orégano seco 
Cebolla y Ajo en polvo al gusto 
Sal y pimienta
Un poco de agua
Procedimiento: 
Para la Masa: 
Tal y como se muestra en la fotografía, debemos colocar los ingredientes secos en una fuente, yo a veces lo hago directamente en la mesa de trabajo, pero es mejor para no estar sufriendo con los líquidos, hacerlo en un tazón en el que te sea cómodo trabajar masa, yo prefiero los de boca ancha, pues bien, combinamos los ingredientes secos y les hacemos un hueco al centro y agregamos el agua, debe de estar un poco más caliente que tibia, es decir, que no te queme al tocarla con los dedos, pero sí debe de tener algo de temperatura, agregamos el aceite de oliva también y con la ayuda de un tenedor combinamos todo, cuando la unamos toda y formemos una masa procedemos a colocarla en la mesa de trabajo, hay que espolvorear un poco de harina para evitar que se pegue en la superficie, pues resulta una masa muy suave y conforme la levadura va haciendo su trabajo, se va volviendo un poco pegajosa, así es que hay que tener harina a la mano y no dejar de trabajarla ni un instante para que no se pegue en la superficie, pero también procura no agregar tanta harina, pues quedará dura y se desquebrajará mucho, durante aproximadamente 5 minutos hay que estarla amasando y amasando, y posteriormente durante otros 5 minutos seguimos amasando y amasando pero estirando la masa y volviéndola a estirar, es la mejor forma, conozco a una persona que la golpea, pues dice que así activa la levadura con mayor facilidad, el chiste está en que notemos que la masa se va volviendo más elástica y suave, y se le quita lo pegajoso, cuando haya pasado este tiempo y veamos que la masa ya está suave y tersa la colocamos en un recipiente engrasado con aceite de oliva y la dejamos en un lugar cálido bien tapada con un trapo limpio para que repose y la levadura funcione, verás como dobla su tamaño. 
Pasado este tiempo, y cuando veas que ya aumentó su volumen, lo que nos resta es que con la ayuda de nuestros dedos le quitemos el aire a la masa, oprimiendo, y dividamos la masa en 6 trozos del mismo tamaño si deseas hacer las pizzas tamaño individual, si no, pues en dos partes, para que prepares dos pizzas de buen tamaño, las extiendes sobre una mesa enharinada y el rodillo también enharinado hasta darles la forma redonda, también puedes cortarla con un recipiente circular, y te quedarán más redondas, colocas la pasta sobre una charola engrasada y si las quieres crujientes las puedes hornear dos veces, yo le coloco primero la pasta de tomate sazonada y la horneo unos 10 a 15 minutos a 180° Centígrados, o hasta que se cocine, sin dorarse en exceso. Posteriormente la saco y le coloco el queso, el cual es una mezcla de Mozzarella, Oaxaca o Chihuahua, Parmesano y hasta Manchego, pero si no tengo de todos, con cualquiera que haga hebra y se funda con eso queda deliciosa!!, después del queso rallado, le agrego los ingredientes de mi elección y la vuelvo a hornear hasta que el queso se gratine, a mi hija pequeña le gusta que los ingredientes vayan primero y después el queso, y así el queso se dorará perfectamente, cuestión de gustos supongo, pues el sabor no varía... 
Para la Salsa: 
Simplemente basta combinar todos los ingredientes en una olla y cocinarlos con un poco de agua, hasta que se sazonen completamente y queden con un rico sabor a especias. Si quieres preparar la salsa desde cero, entonces tendrás que utilizar tomate asado, sin piel y lo colocas en una olla con un poco de aceite de oliva y ajo, todo picadito y lo cocinas con un poco de albahaca y orégano, sazonas con sal y dejas cocinar un rato, hasta que tenga buena consistencia, yo lo proceso posteriormente para que quede una salsa y listo... la puedes tener lista para cuando quieras preparar pizzas o incluso pastas. Hasta en tortillas de harina puedes hacer unas pizzas exprés y te quedarán riquísimas con esta salsa, o bien, hacerte unas ricas quesadillas con un poco de jamón y una buena untada de esta salsa y por supuesto el queso... mmmm qué rico!! 
Pues bien, creo que me extendí mucho, pero en esencia les comento que quedan muy ricas estas pizzas caseras, delgadas y crujientes...