jueves, 1 de mayo de 2014

Asado de Boda estilo Chocolate Molinillo

Asado
Este asado es de esas recetas sencillas, pero llenas de sabor, aunque es especiadito, sobresale mucho el sabor de los chiles, lo único con lo que debes tener cuidado es de desvenar bien los chiles y quitarles todas las semillas si es que no lo quieres picoso, es una verdadera delicia, algunas personas le llaman también Asado de Boda, aunque existen muchas recetas, unas un poco dulces, otras así como ésta, pero todas llenas de sabor, a mi me encanta, siempre procuro preparar mayor cantidad de adobo para poderlo combinar con distintos tipos de carnes o hacer un rico huevo revuelto para unos taquitos, o un guisado de carnes con verduras, que queda delicioso, en unos días les comparto esta otra opción, para que le saquen el mayor provecho a este tipo de adobos, de hecho esta receta la pueden preparar con carne de puerco, que es la más tradicional, o con res, esa es tu elección, yo lo he preparado hasta con pollo o pavo y es delicioso!! 
Ingredientes: 

  • 5 Chiles Guajillos 
  • 4 Chiles Anchos 
  • 3 Tomates 
  • 1/2 Cebolla 
  • 3 dientes de ajo 
  • 1 Cucharadita de orégano 
  • 1 Cucharadita de cominos 
  • 3 Pimientas Negras
  • 3 Pimientas Gordas
  • 3 Clavos de olor
  • Manteca de Cerdo o aceite elige el que más te guste, la manteca de cerdo es la que más se utiliza para este platillo, pero hay personas a las que no les agrada mucho el sabor, para otras es indispensable. 
  • Carne de puerco o de res en trozos, pierna, costilla cargada, pulpa, lo que tú gustes (a mi me gusta más pulpa en trocitos) 

Procedimiento: 
La carne que hayas elegido, sólo tienes que ponerla a cocinar en muy poca agua, con unas hojitas de laurel, cebolla, ajo y sal. Cuando el agua se ha evaporado por completo, yo la dejo que se dore un poquito toda la carne, no mucho, para que no se haga dura, la tapamos y la reservamos. 
Mientras la carne está lista, preparamos el adobo, hay que asar la cebolla en un comal, también los tomates, puedes agregarle o no el tomate, es opción tuya, yo si lo agrego, pues me gusta el sabor que le da y hace que el adobo quede con un sabor más suave, además de agregarle consistencia, yo los pongo a asar sobre un comal y los dejo dorándose por todos lados, los aparto y les retiro la piel. También debemos poner a dorar un poco las especias, a excepción del laurel, debemos tener cuidado que no se quemen, pues darían un sabor amargo nada agradable. También asamos los ajos, yo los coloco en el horno con todo y cáscara, o los coloco sobre el comal, y dejo que se doren por todos lados. También asamos los chiles, previamente limpios, es decir, les retiramos las semillas y las venas si es que no quieres que quede picoso, y procedemos a tostarlos también en el comal, o en una sartén, te cuidado pues se queman muy rápido y no queremos que se doren en exceso, pues dará un sabor muy amargo, sólo se trata que se tuesten un poco por ambos lados, y posteriormente los colocamos en agua caliente y los dejamos ahí hasta que se suavicen. Aproximadamente 20 minutos. Cuando ya tenemos todos los ingredientes listos, tostados y los chiles suavizados, procedemos a licuarlos todos con un poco de agua, calentamos aceite o manteca, la receta tradicional lleva manteca, y ahí se sofríe el adobo, pero bien puedes utilizar aceite si no te apetece utilizar la manteca, claro que ésta le dará más sabor, así es que cuando esté caliente la manteca o el aceite, cuelas el adobo (lo licuado) sobre ésta y dejas cocinar hasta que se ponga chinita, hace muchas burbujitas, sazonas con sal al gusto y agregas la carne que ya tenías reservada, dejas cocinando todo hasta que se integren los sabores y si crees necesario agrega un poco de agua o caldo de los chiles, para que no esté tan espeso, si lo haces, deja cocinar un poco más hasta que tenga la consistencia deseada y listo!! a servir con un delicioso arroz rojo y unas buenas tortillas de maíz... Como podrás observar cuando prepares el adobo, verás que sale mucha cantidad, y entonces sólo a la cantidad que consideres que es la que se va a consumir agrégale la carne, y la restante reserva y la puedes guardar en algún recipiente hermético, incluso congelarla, y así cuando necesites la tendrás lista. O utilizarla para otros platillos, ya te iré contando qué más puedes hacer con este adobo tan rico... 



Dame tu voto en HispaBloggers!