jueves, 18 de septiembre de 2014

Puré de Membrillo y Té de Tila

puré de membrillo

Creo que en esta publicación conjunté varios recuerdos hermosos de mi niñez, pues he de contarles que esta tetera con su azucarera y jarrita para la leche o crema, nos la regalo una Tía muy querida para mi, mi Tía Chela, ella me enseñó a lavar trastes, quiero que sepan, me decía la mejor manera de hacerlo, acomodándolos todos por orden, y debiendo tallar primeramente los vasos, pues son los que no están sucios de grasa, posteriormente los platos, por tamaños, después los cubiertos y finalmente las cacerolas, de la menos engrasada a la de mayor trabajo, creo que todos los días que lavo platos me acuerdo de ella, así es que la pienso muy a menudo y de muy bonita forma, aunque esté lavando platos, lo sé, por cierto, hace algunos días la fui a visitar me dio mucho gusto verla. 

Pues precisamente ella nos obsequió este jueguito de té, y era para que junto con mi hermana, la inseparable, pues cuento con 4, jugara a la Fiesta del Té, nos encantaba, claro que venía con unos lindos platos y tazas, pero por la edad con la que contábamos no duraron mucho, pero sí se salvaron las piezas más importantes, así es que los saqué del baúl de los recuerdos, y aquí están. 

Les comentaba que en esta publicación conjunté varios recuerdos, pues sí, ya les comenté los dos primeros, pero falta contarles otro recuerdo, pues mi Madrina de Bautizo, Elena se llamaba, vivía a un lado de mi casa, y cuando éramos pequeñas nos hacía Fiestas de Té, nos invitaba alguna que otra tarde y nos preparaba Té de Tila, creo que era a propósito para que estuviéramos tranquilas verdad? ya de grande caí en la cuenta, pues la Tila es buena para calmar los nervios y tranquilizar, qué lista verdad? 

Ella disponía siempre una linda mesita con una tetera y sus tacitas similares a las que nos obsequió mi tía Chela, y preparaba Té de Tila, colocaba un platito con panecillos y pastelitos pequeños, o galletitas, en realidad creo que era lo que tenía a la mano; otras veces colocaba un poco de mermelada o jalea de membrillo, la cual era mi favorita, y la untábamos a galletas o pan de caja, qué lindos recuerdos!! nos encantaba ver las florecitas de tila en las tazas, flotando, se veían hermosas. 

Cada que podía iba a visitarla con una cuchara en la mano para que me regalara un poco de su deliciosa mermelada de membrillo, lamentáblemente no encuentro esa receta, creo que me quedaré con las ganas de ese sabor, aunque si me tienen paciencia trataré de recrearlo, por lo pronto preparé algo similar, un puré de membrillo, el cual es fácil, rápido y delicioso, ideal para untar sobre pan o galletas, y si lo acompañamos con un rico Té del sabor que más te agrade, a la Inglesa (con leche o crema) o solito, o por qué no, con un rico café o un gran vaso de leche, verás que resulta delicioso!! 

Ingredientes para el Puré de Membrillo: 
4 Membrillos de buen tamaño lavados y partidos en rebanadas 
Agua la necesaria hasta cubrir los membrillos 
1 Taza de Azúcar 

Procedimiento: 

Membrillo procedimiento para puré o en almíbar


Lavamos perfectamente los membrillos y los partimos en rebanadas delgadas, los colocamos en una ollita con agua hasta cubrirlos y agregamos el azúcar. Pueden retirarles la piel o no, es su gusto, la verdad es que comúnmente yo se las dejo, pero hay personas a las que no les agrada, y terminan colando el puré para retirar la cáscara y alguna que otra mini semillita que contiene el membrillo. 

Si quisieran preparar ate de membrillo simplemente los dejan cocinar más tiempo, y agregan más azúcar, yo prefiero que este puré sea un poco más ácido y menos dulce, para no agregar tanta azúcar a la dieta. 

También para que cuaje en menor tiempo, deben dejar los corazones de los membrillos con todo y las semillas, pues éstas contienen pectina, lo que logrará que cuajen y dé lugar al ate, pero en esta ocasión haremos un puré untable, un tipo jalea o mermelada pero no tan cocinado, quedará delicioso y llevará menos tiempo su preparación, así es que lo podrás consumir cuando enfríe. 

Continuando con la receta, cuando tengan picados los membrillos y les hayan agregado el agua y el azúcar, los ponemos al fuego, cocinamos hasta que suavicen, cuando están bien cocinados, los licuamos o procesamos, si dejaron las semillas y los corazones retírenlos antes de procesar. 

Si les dejaron la piel y desean colar la pulpa, éste es el momento, si gustan pueden dejarla así, es la manera en que yo lo hago, cuestión de gustos. 

Puré de Membrillo


Posteriormente vuelven a cocinar la pulpa que han obtenido, a fuego muy bajito y no olvidar mover constantemente, pues se pega muy fácilmente, recuerden cuidarla y dejarla hasta que se reseque lo más que puedan. Entre más la dejen resecar, y más azúcar agreguen más probable es que si lo dejan reposar en un recipiente de plástico se les forme el ate, al paso de unos días, pues debe resecarse la mezcla, pero si no desean esperar tanto les quedará esta consistencia un rico puré. 

Entre más cocinen y más azúcar añadan, hará que el color quede más intenso, como comúnmente lo ven en todos los lugares, pero como les comentaba al principio prefiero utilizar poca azúcar y que quede un poco acidito, es una rica variante. 

Ya sólo nos resta decir que esperen a que enfríe, y úntenla en lo que más les guste, en realidad es delicioso. También pueden utilizar este puré como relleno para empanadas. 

Puré de Membrillo


Este puré nos puede servir también para cocinar diversas carnes, tales como pollo o puerco, queda muy rico, tal como haríamos alguna preparación con mermelada de duraznos o de piña, incluso si doran unas ricas chuletas ahumadas pueden acompañarlas tranquilamente con este delicioso puré en lugar de hacerlo con uno de manzana comercial (si es que no quisieron prepararlo) que he de decirles que prácticamente se prepara igual que éste, sólo substituyan el membrillo por la manzana, incluso tardará menos, pues la manzana es más suave. 

Si le desean dar un sabor especial, sólo agreguen una rajita de canela al momento de la primera cocción, incluso si utilizan más membrillos pueden consumir una parte en almibar, es decir, al estar cocidos con el agua y el azúcar, y otra parte hacerla puré o ate. Es delicioso!! 

Aunque les confieso que a mi me gusta simplemente lavarlo y partirlo en rodajitas y espolvorearle un poco de sal... es riquísimo!!