sábado, 20 de septiembre de 2014

Risotto de Berenjenas Chocolate Molinillo

Risotto de Berenjenas

Me gusta mucho el Risotto, su textura cremosa y ese rico sabor que le puedes dar dependiendo con lo que lo prepares, pues hay de múltiples sabores, champiñones, setas, frutas, espinacas, en fin, en esta ocasión lo prepararemos con berenjenas, a petición de una amiga querida de mi niñez, que hace tiempo me solicitó que publicara una receta de Risotto de Berenjenas, y aquí está, espero que le guste... y a ustedes también. 

Ingredientes para 4 personas: 
1/2 berenjena en rodajas finas
1 Taza de Arroz, de preferencia el arbóreo pero si no se consigue arroz común, no se compliquen 
1 diente de ajo picado finamente 
Cebolla picada al gusto 
1 Taza de vino blanco 
Caldo de Pollo o Caldo de verduras al gusto 
Sal al gusto 
1 Cucharada de mantequilla 
Queso parmesano al gusto 
Aceite de Oliva el necesario 

Procedimiento: 
Berenjenas quitar lo amargo

Rebanamos las berenjenas finito, y las colocamos en un platón, les espolvoreamos sal y las dejamos reposar por 30 minutos, verán cómo comienzan a deshidratarse y además ésto ayudará a que se le quite lo amargo de la cáscara, a mi me gusta dejarla, pues se ve bonita y además es muy nutritiva. Pasado este tiempo, notarán que soltó algunos jugos, hay que retirarlos, puedes colocar la berenjena en un colador y aplanarla un poco para que suelte más el líquido, aunque te confesaré algo, si quieres omitir este paso, puedes hacerlo, el sabor será más intenso. 

Risotto proceso

Para comenzar a preparar el Risotto calentamos el aceite de oliva en una sartén amplia, cuando está a buena temperatura, agregamos la cebolla y el ajo y dejamos cocinar un poco, hasta que se hagan transparentes, incorporamos la berenjena picada en cuadritos pequeños y dejamos cocinar un poco, cuando comience todo a dorarse agregamos el arroz, yo le doy una lavada bajo el chorro del agua, aunque el almidón ayuda a que quede más cremoso, siempre lo hago. 

Dejamos cocinar el arroz un poco para que también se dore un poco. Agregamos entonces la taza de vino blanco y dejamos que se reduzca. 

Cuando ya ha reducido, le agregamos caldo de pollo o de verduras caliente, taza por taza, hasta que esté totalmente cocido el arroz, pero no lo agregues todo de un junto, es decir, colocas una taza de caldo y dejas que se consuma, le hará falta más, así es que agregas otra taza y dejas cocinar moviendo constantemente hasta que se consuma, si ves que es necesario incorporar más, lo haces, la idea es que se cocine bien el arroz, que no quede duro, y por lo mismo no te puedo dar una cantidad exacta de líquido, depende mucho también el tipo de arroz que utilices. 

No olvides mover constantemente, así se activará el almidón del arroz y quedará más cremoso. Recuerda también rectificar el sabor, no te menciono que agregues sal antes, porque se supone que el caldo de pollo ya está sazonado, si utilizas de verduras, procura que esté bien sazonado, pues es lo que le aportará un gran sabor al risotto.  

Cuando veas que está bien cocinado, estará listo para servir, lo debes de retirar del fuego y agregar en ese momento la mantequilla, ésto hará que quede más cremoso y brillante. En ocasiones yo le agrego un poco de crema y le da un sabor espectacular, es solo para variar un poco la consistencia y la receta. 

Agregas también el queso parmesano al apagarlo y al  incorporar la mantequilla mezclas bien y sirves, adornas con un poco de perejil picado, le dará un rico sabor a fresco, y con un poco más de queso rallado, yo coloqué unos chips de berenjena, simplemente los metes al horno a que se doren, o bien en el microondas en un plato y los cocinas de minuto en minuto por ambos lados hasta que se doren y queden crujientes.  

Puedes también añadir especias, como cúrcuma, jenjibre, azafrán, en fin, es una opción, yo prefiero sentir el sabor de la berenjena, el caldo y el vino blanco, quedara espectacular, ya lo verás... me gusta acompañarlo con una copa de vino blanco bien frío, si no apeteces el vino solo, puedes preparar una rica limonada y darle un pequeño toque de vino blanco, agrega hielo al gusto y verás qué rico...