miércoles, 15 de octubre de 2014

Bizcocho de Mandarina


Panqué húmedo de mandarina

Este bizcocho es una verdadera delicia, tiene una consistencia suave y esponjosa, y además húmeda, es un poco dulzón, pero creo que vale la pena portarse un poquitín mal. 

En realidad es muy sencillo y la base es yogur natural y claro está la deliciosa mandarina, la cual ya comienza a hacer su aparición, pueden prepararlo de naranja o de limón... yo quería aprovechar que el árbol de mandarinas de la casa comenzó a tirar los frutos, y no puedo permitir que se desperdicien, así es que preparé este delicioso panqué. Creo que más tardé en hacerlo que en lo que se terminó, yo no sé por qué siempre sucede eso... se queda uno con ganas de más... 

Ingredientes: 
4 Tazas de Harina de trigo 
1 Taza de Azúcar granulada 
1 Taza de Azúcar glas o impalpable 
1 Taza de Yogur natural 
1/2 Taza de Aceite 
1 cucharadita de vainilla 
3 Huevos 
3 Mandarinas (jugo) 
1 Naranja (jugo y ralladura) 
1 cucharadita de polvo para hornear 

Para el glaseado: 
1 1/2 taza de azúcar glas o impalpable 
1/2 taza de jugo de mandarina 
Ralladura de naranja si se desea 

Procedimiento: 

Bizcocho de Mandarina
Comenzamos batiendo el azúcar con los huevos, hasta que se esponje la mezcla, me gusta utilizar azúcar impalpable pues la miga del panqué queda más suavecita y menos gruesa. 

Cuando ya esté esponjada la mezcla, agregamos la ralladura de naranja, el yogur, la vainilla y el aceite, mezclamos todo muy bien y veremos cómo la mezcla se irá haciendo más liviana y delgada. 

Por otro lado, hay que cernir el harina con el polvo de hornear, esto ayudará a que quede más ligera el harina y la miga del pan quede más suave, en realidad todos estos pequeños detalles contribuirán a que el pan esté más esponjoso y pareja la miga. 

Cuando la primer mezcla está lista agregamos poco a poco y alternadamente el harina junto con el jugo de mandarina con naranja, debemos mezclar bien, pero sólo tratando de que no queden grumos. Tengan cuidado de que no se vayan las semillas, pues no dan un sabor agradable. 

Terminado este paso, es momento de vaciar en un molde engrasado y enharinado por todos lados, a mi meg usta usar un mini molde que tengo para panqués, y también un molde de silicón, les confieso que en el de silicón quedan más parejitos, creo que la cocción es más pareja. 

Debemos hornear el panqué, a 150° Centígrados, hasta que introduciendo un palillo al centro del pastel, éste salga limpio. 


Glaseado de mandarina


Para preparar el Glaseado una vez terminado de hornear el bizcocho, sólo hay que combinar el azúcar glas con el jugo de mandarina extra, movemos a la perfección y debemos conseguir una mezcla homogénea y suave, lustrosa y hermosa. 

No tardarán mucho, de hecho se bate un poco, pero si notan que está muy espesa, puede ir agregando jugo o agua según se vaya requiriendo hasta obtener un glaseado ligero, no pesado ni espeso. 

Debemos colocar el budín en un platón y bañarlo con el glaseado, por cierto, el budín debe de estar frío. 

Cuando lo partan notarán que está muy crujiente la superficie, eso es normal, debido a que el glaseado se endurece y así queda, un poco crujiente. 

Listo! en realidad se prepara muy rápidamente, y es delicioso!! como les comentaba lo pueden hacer de mandarina, como es el caso, de limón o de naranja, y todos so riquísimos...