jueves, 16 de octubre de 2014

Mole de Tía Cecilia (De Chipotle, Receta Familiar)

Mole de Chipotle
El Mole de Tía Cecilia, en realidad es una receta familiar, que dudo que alguien ubique o tal vez, la haya probado fuera de la familia de mi papá, es más, yo ni siquiera conocí a la Tía Cecilia, jiji... pues es una receta muy viejita, y yo ya no estoy tan pequeñita que digamos... 

Esta receta es muy especial para mí, no tanto por el sabor que encierra en ella, sino porque a mi papá le gusta mucho, y hemos tratado de recrearla, yo recuerdo que de pequeña era un platillo común en la casa, pero nunca la preparé ni me enseñaron a hacerla. 

En esta ocasión mi papá y yo la cocinamos juntos, al final no quedó muy convencido de que fuera el mismo resultado que él conocía, pero quedó delicioso este rico Mole, en realidad se trata de un Mole de Chile Chipotle, y no lleva tanto ingrediente como un mole tradicional suele llevar, es más sencillo, pero tiene uno que otro secretito que hará que tenga un rico sabor. 

Pasé una tarde deliciosa cocinando con mi papá, tenía muchísimos años que no lo hacía, más de 22, yo creo que desde que me casé, o un poco más. 

A ver qué les parece a ustedes, pero a mi, me encantó, acompañado este mole con un rico arroz blanco y unas tortillitas de maíz bien calientitas, unos frijolitos refritos y hasta en Pan quedó delicioso!! 

Tía Cecilia, muchas gracias por la receta... 

Ingredientes: 
4 a 6 Chiles Chipotle secos 
3 Tomates asados
1/2 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
Alcaparras al gusto 
Aceitunas verdes al gusto 
4 Clavos de olor 
1 trocito de Canela en raja 
500 Gramos de Carne de Res cortada en cubitos pequeños 
Aceite de Oliva el necesario 

Procedimiento: 
Mole de Chile chipotle

Primero debemos poner a cocer la carne, con un poco de agua, con ajo, cebolla y sal, recuerden estar retirando las impurezas que se le juntan en la superficie, una espuma de color no muy agradable, hay que retirarla... posteriormente desvenamos los chiles, retirándoles también todas las semillas, procuren que no estén tan secos los chiles, y así podrán retirarles mejor las semillitas, pues éstas hacen que quede picoso el mole. 

Cuando están listos los chiles, totalmente limpios, calentamos el comal, y tostamos los chiles por todos lados, deben quedar tatemados, es decir, bastante quemaditos, tomaran un color negruzco, aunque tengan cuidado de que no se quemen, pues si esto sucede el mole tomará un sabor amargoso que no será agradable, éste es uno de los secretos del mole, el tostado del chile, debe quedar negruzco, sin quemarse, eso será gran diferencia en el resultado final, y hará que tenga un rico sabor. 

Mi papá no desatendió ni un segundo los chiles, los movía y los movía para que no se quemaran, y de todas maneras comento al final: "les faltó dorar", pues dice que debe quedar negro el mole. 

Cuando tengamos bien tatemados los chiles, los colocamos en agua caliente, hasta que se suavicen, mientras esto sucede, asamos los tomates sobre una parrilla, hasta que la piel se ase y comience a desprenderse con facilidad, apartamos los tomates limpios y  fileteamos toscamente la cebolla y el ajo, y los acitronamos (cocinamos con aceite hasta que queden transparentes) en un poco de aceite de oliva caliente, vigilamos que no se quemen y agregamos los tomates partidos en trozos. 

Dejamos cocinar un poco la cebolla el ajo y los tomates y los licuamos junto con los chiles, la canela y el clavo de olor, es un trocito de canela el que lleva, pues recuerden que es sólo para darle un ligero toque especiado. 


Mole de Chipotle


Calentamos una cacerola con un poco de aceite de oliva y colamos la salsa que licuamos sobre el aceite caliente, cocinamos un poco, sazonamos con sal y agregamos el caldo de la carne y la carne, recuerden que las aceitunas y las alcaparras ya llevan sal, por lo que procuren no salar tanto, debemos cocinar moviendo constantemente, para que no se pegue, dejamos espesar un poco y agregamos las aceitunas y las alcaparras. 

El platillo está listo, ya sólo nos resta dejarlo espesar un poco más, y servir con un rico arroz blanco con verduras, unos frijolitos refritos y una buena cantidad de tortillas de maíz o un buen bolillo. 

En verdad espero que les guste, y aunque mi papá no quedó muy convencido de que el resultado final, fuera como el Mole de Tía Cecilia, quedó muy rico.... 

Otra variante es que puedes prepararlo con carne de puerco o con pollo cocido y deshuesado, en realidad es muy rico.