domingo, 5 de octubre de 2014

Pan de Muerto

Pan de Muerto
Una receta sumamente tradicional en mi México Mágico, un pan con un sabor rico a naranja, recetas, hay muchas, a mi me gusta prepararlo de esta manera, resulta un pan muy esponjoso, que en verdad no necesita nada más, sólo una deliciosa taza de espumoso Chocolate Molinillo calientito, se animan? 

No le tengan miedo, en realidad no es una receta muy complicada, sólo hay que amasar el tiempo necesario y verán cómo esponja la levadura, he de confesarles que por lo general para preparar pan soy muy flojilla, pues no me gusta amasar tanto, y cuando me animo, me ayuda mi marido, y la masa queda espectacular, en esta ocasión no me ayudó, pues decidí hacerlo solita solita, uno siempre puede, y qué creen? pues éste fue el resultado, quedó esponjoso y hermoso el pan, sólo es cuestión de querer y perderle el miedo.... 

Pero si tienen un marido, novio, hermano, papá, etcétera, dispuesto a ayudarles a amasar la masa, no duden en decirle que sí, jeje... son de muy buena ayuda, será que tienen más fuerza para golpear la masa y lograr que la levadura se active y se esponje? no sé, pero uno termina menos cansado, jeje... hoy terminé yo muy cansada, pero con la satisfacción de haberlo hecho yo al 100% solita, jiji... aunque les diré que mi marido me preguntó que si ya era momento de ayudarme a amasar, y le di la gran sorpresa que hoy lo dejaba descansar... 

Creo que podemos hacer ésto y más solas, no creen? aunque a veces es bueno dejarse apapachar y consentir, así es que si se ofrecen, no duden en decir "Sí"... 

Ingredientes: 
1 kilo 200 gramos de Harina de Trigo
200 Gramos de Mantequilla 
250 Gramos de Azúcar 
35 Gramos de Levadura Granulada 
5 Huevos 
2 cucharadas de Ralladura de cáscara de naranja 
1/2 Cucharada de Sal 
Agua la necesaria 
Un poco más de harina para integrar la masa y para amasar 
1 huevo o yema para barnizar 

Procedimiento: 
Pan de Muerto Procedimiento
Primero batiremos la mantequilla hasta que quede en punto pomada o se acreme, y se esponje un poco, es mejor que no esté muy fría, generalmente lo hago en la mesa y con la ayuda de mis manos la voy batiendo, pero esta vez, y aprovechando la súper batidora que mi papá me obsequió hace unas semanas, la batí con su ayuda, pero si no tienen una, no se preocupen, como verán el trabajo puede hacerse de forma manual. 

Cuando tienen la mantequilla esponjada y a punto pomada, agregan el azúcar y siguen batiendo, si es con las manos, háganle como si lavaran ropa a mano, en el lavadero, con movimientos de ustedes hacia arriba, y verán cómo se va integrando toda el azúcar y la mantequilla, después vamos agregando los huevos uno por uno, es decir, agregan uno y lo mezclan muy bien, si es con la batidora a velocidad baja, esto evitará que se corte la mezcla, si es a mano, igualmente que con el azúcar como si estuvieran en un lavadero. De uno en uno, no lo olviden, no agreguen otro huevo hasta que esté perfectamente integrado el que hayan agregado. 

Cuando tengan los huevos todos bien integrados, agregan la ralladura de naranja, y la mezclan bien, entre más pongan más sabor a naranja tendrá, pero en realidad no necesita más de dos cucharadas, hay recetas que llevan agua de azahar y otras especias, como el anís, bien pueden agregarle pero esta receta en especial, no lleva. Igualmente el azúcar, a mi me gusta con esta cantidad, pues el pan no queda muy dulce, para mí, queda perfecto, pero pueden aumentar un poco la cantidad, no le tengan miedo. 

Enseguida hay que cernir el harina, junto con la sal, y cuando la tengamos así, lista, le integramos la levadura granulada, y mezclamos todo muy bien. 

Ya con el harina lista, procedemos a integrarla a la mezcla de mantequilla, azúcar, huevos y ralladura, poco a poco si es en la batidora y agregando una poca de agua, cada que sea necesario para que se integre perfectamente, aproximadamente son 2 tazas, pero puede que sea un poco menos, depende del lugar en donde estén cocinando, tiene qué ver la humedad, la altitud, en fin... 

Pan de Muerto procedimiento

Si la van mezclando en la tabla, sin la ayuda de una batidora, le podrán calcular mejor, pues ahí podemos integrar todo de una sola vez, es decir, al trabajar en una superficie extendida tendremos la mantequilla sobre ella, así es que podemos vaciar de una sola vez toda el harina con la levadura, y con la ayuda de las manos, podemos ir integrando todo, y a medida que lo vayamos logrando ir agregando agua, sin temor a pasarnos de cantidad, en cambio, si lo hacemos en la batidora, puede ser que al terminar de agregar el harina nos demos cuenta que nos pasamos un poco de agua, no se preocupen, pues tiene solución, pero tengan cuidado al agregar el agua. 

Si prefieren pueden integrar todo sobre la mesa de trabajo para no sufrir, el agua nos ayudará a dar humedad cuando sea necesario y a trabajar la masa de mejor manera. Sólo no se pasen, les vuelvo a recordar. 

Al principio obtendrán una masa un tanto pegajosa, yo lo que hago es ir poniendo un poco de harina en la superficie de trabajo, al igual que en mis manos, así no se me pegará tanto, si no quieren sufrir mucho, otra opción es preparar la mitad de la masa, y así la conocerán y verán que no es difícil, adquirirán confianza al ver el resultado y al no ser tanta cantidad la manejarán más fácilmente. 

Recuerden amasar y amasar, para esto no hay atajos, entre más amasen, mejor quedará, pues la levadura se activará y quedará mas esponjoso el pan, debemos lograr una masa brillante, manejable y que se estire, conforme la amasen y la amasen, verán que va cambiando su consistencia, recuerden agregar un poco de harina en la mesa de trabajo y en sus manos cuando sea necesario, pueden ayudarse con una raspa o una pala para levantar la masa de la superficie si se queda pegada, no debemos desperdiciar nada. 

De hecho cuando ya he agregado toda el harina y el agua, si la hice con la ayuda de la batidora, es momento de sacarla y llevarla a la superficie de trabajo, la cual, como ya les dije, tiene que estar enharinada y mis manos también, y comenzamos a hacer ejercicio, si es que no tienen ayuda. 

Amasen igual, como si estuviesen lavando ropa a mano, en el lavadero, golpeen la masa, le gusta la mala vida y el maltrato, eso ayudará a que se active cada uno de los granulitos de la levadura y que se vaya mezclando totalmente en el harina.

La masa estará lista cuando vean que ya no tiene granulitos minúsculos de la levadura, cuando esté brillante y tersa, cuando se estire sin romperse, y algo muy importante, cuando vean que se le hace una que otra burbujita más transparentosa en la misma masa como burbujitas de aire dentro de la misma masa. No sé si me expliqué. 

En el grupo de imágenes anteriores, podemos ver los cambios que va sufriendo la masa, en la primer foto, la superior del lado izquierdo, vemos como ya está toda el harina integrada y formamos un bollo, en la segunda, ya la he colocado en el molde para esperar a que esponje, noten que está brillante, como satinada, y en la tercera, si se acercan un poco, verán que tiene unas burbujitas un tanto blancas, a esas son a las que me refiero. Ese es el punto ideal. 

Cuando lleguen a ese punto, hay que colocar el bollo que han formado en un molde, de preferencia de vidrio y engrasado, lo tapan con un paño y lo dejan reposar hasta que doble su tamaño, noten que en la imagen del centro de la hilera de arriba, la masa llega a la mitad del refractario, y en la imagen del centro de la segunda hilera, casi se desborda del mismo refractario, ahí ya levó, ya reposó y duplicó su tamaño, eso es lo que hay que lograr. 

En ese momento es cuando hay que sacar la masa del molde, y sacarle el aire que haya adquirido, dividirla y comenzar a formar los bollos para nuestro delicioso pan de muerto. 

Yo lo que hago es partir el bollo principal a la mitad, con la ayuda de una raspa o un cuchillo. después esa mitad en otra mitad, y así sucesivamente, fraccionen la masa de acuerdo al tamaño o a la cantidad de panes que deseen. Con estas cantidades a mi me salieron 6 panes en total, uno grande, dos medianos, el de forma de muñeco y otros dos más pequeños, me gusta jugar con los tamaños, pero si quiere hacerlos del mismo tamaño, procuren dividir la masa en partes iguales. 

Fácilmente les saldrán 4 panes de muy buen tamaño. 

Si los hacen en la forma tradicional que es la del bollo redondo, con los huesitos, recuerden que tienen que apartar de la misma masa para éstos, los huesitos y un mini bollito para colocarlo en la punta, se ve muy bonito. 

Tienen que hacer el bollo y los huesitos al mismo tiempo y colocarlos sobre una tabla engrasada y volverlos a tapar cuando tengan todas las partes listas y dejarlos reposar nuevamente, hasta que vuelvan a duplicar su tamaño, procuren que la cocina esté calientita, ésto ayudará al buen resultado y que la masa esponje. 

Para hacer los huesitos, yo corto un poco de masa y la extiendo y hago una tira delgada y redondeada, la corto y con la ayuda de mis dedos, como se muestra en la imagen, y rotando y rotando, voy formando los huesitos, hasta quedar como en la imagen superior izquierda. 

Pan de Muerto procedimiento

Cuando notemos que ya ha levado la masa nuevamente, viene el momento de armar nuestro pan de muerto. Hay que barnizar con el huevo o una yema batida, con la ayuda de una brocha, si no tenemos con una cuchara podremos hacerlo. El huevo le dará brillo y dorará hermosamente el pan, además de que ayudará a que los huesitos se le adhieran mejor y qué les puedo decir del azúcar, también logrará eso, que se adhiera mejor y quede crujiente y dulce la superficie. 

Le colocamos los huesitos al pan, noten que al que está más grande le coloqué más huesitos, pero pueden poner sólo dos tiras. No olviden terminarlo con una bolita encima. Misma que ya dejaron preparada para que también esponjara cuando fueron dividiendo la masa. 

Pintar azúcar para decorar postres

Cuando tengamos el pan armado, ya habremos dejado lista el azúcar pintada, en realidad no es necesario pintarla, pero recuerdo que cuando era pequeña siempre veía los panes de muerto así, con azúcar rosa, sobre todo los de forma de muñecos. Es cuestión de gustos y en mi caso, de recuerdos, no le aportará más sabor el color, pero si lo hará más vistoso. Ustedes deciden. 

Yo sólo coloco un poco de azúcar en un recipiente con tapa, y le coloco unas 2 ó 3 gotas de colorante, en este caso usé rosa, tapo el recipiente y agito vigorosamente un buen ratillo. Cuando vea que ya está toda el azúcar pintada listo!! se verá hermosa. 

Y entonces espolvoreo esta azúcar rosada sobre el pan que estará barnizado con huevo, lo recuerdan? con cuidado de no hacer mucho regadero de azúcar en la charola para que no se queme durante la cocción. Si no quieren pintar el azúcar, utilicen azúcar común, sin ningún color. 

Para formar al muñeco, hay de distintas maneras, utilicen su imaginación, a mi se me ocurrió formar una cabecita, y extender un poco el cuerpo, y cortarlo con la ayuda de la raspa o un cuchillo, en donde irían los brazos y las piernas, pero en realidad cuando yo era pequeña, sólo hacían la cabeza y al cuerpo le formaban las piernas, y le colocaban dos tiras cruzadas para asemejar los brazos en el torso, igualmente lo barnizaban y le espolvoreaban azúcar de color rosa. 

Eso sí les recomiendo, el horno debe estar precalentado y a 175°C, no decoren los panes sino hasta que ya los vayan a meter al horno, pues comúnmente siguen levando. Incluso cuando están en el horno siguen creciendo, si la masa está bien trabajada. y por ese motivo hay ocasiones en las que no quedan tan derechitos como los hicieron. 

Horneen a 175° C, como les comento, hasta que estén bien cocidos y que estén doraditos, doraditos de la superficie, el azúcar se cristalizará un poco y quedarán crujientes. Deliciosos. 

Pan de Muerto Procedimiento

Hagan figuras como deseen, como yo tengo niña pequeña, quise hacerle el pan de muñeco, y por supuesto pintado con azúcar rosa, me hubiera gustado que vieran su carita, pues estaba feliz, claro que quiso comerse primero al muñeco verdad? Me gusta servir este pan con una buena taza de chocolate caliente, ese de mesa, el tradicional, no saben lo deliciosa que es esta combinación, por eso es que les digo que no me gusta mucho que sea muy dulce, pues se equilibra con el chocolate calientito, nos gusta sopeado en el chocolate, sí, sopeado, como dicen las abuelitas, es muy rico, un día de estos, hagan eso y verán, se sorprenderán con el delicioso sabor que toma el pan, y como tiene una miga bastante resistente, sin ser dura o reseca, no harán un desastre en la leche. 

Espero que les guste esta receta, que, a mi en lo particular, me encanta... tiene muchos años que les preparo a mi familia este delicioso pan, con la ayuda de mi marido, jiji, pues en verdad es cansado, pero al final, vale la pena... los invito a que se animen, y si lo hacen, les agradezco me envíen una foto, sería genial ver sus resultados... por ese motivo quise hacerles lo más ilustrado posible esta receta, para que se animen y vean cómo va quedando la masa y cuál debe ser el objetivo, y en qué punto deben ir haciendo cada paso, espero que me haya dado a explicar bien. 

Recuerden que todo es posible, y todo lo podemos hacer, solo necesitamos entusiasmo, y si no nos queda a la primera, no se preocupen, sólo es harina y uno que otro ingrediente, vuelvan a intentar, y disfruten el proceso... si uno está muy estresado, es una muy buena terapia, ahí dejarán todo el estrés, o reúnanse con amigos y familiares a preparar el pan de muerto, y se vale que todos golpeen la masa... y se divertirán en el proceso... 

Olvidaba decirles una última cosa, pueden rellenar este pan y quedará delicioso, con un poco de chocolate o de frutos secos picados, anímense a jugar con las recetas, no se arrepentirán... 

Me encantan las tradiciones mexicanas, son una verdadera delicia!!