viernes, 13 de febrero de 2015

Brownies

Brownies
Como se los había prometido hace tiempo, les comparto la receta de los Brownies, bueno, la que le gusta a mi familia que le prepare, en realidad es muy sencilla, pero llena de sabor, el secreto esta en no hornear demasiado para que queden húmedos y suaves por dentro, es una masa que aunque no esponja, en verdad es que cada bocado es un trocito de cielo. 

Ayer que se los preparé aquí en la casa todos estaban desesperados para que ya salieran del horno, pues el olor a chocolate que despiden es maravilloso, además que hace tiempo que no los preparaba. 

De hecho están tan llenos de sabor que no necesitas tampoco grandes porciones, no tienes que sufrir por fundir chocolate ni mucho menos, en realidad es una preparación muy sencilla. 

Ideal para este 14 de febrero, a quién no le gusta un trocito de este delicioso postre? o por qué no... hasta para hacer negocio es una excelente idea. 

Hace muchos años, creo que como 18 años, para ser más específica, los hacía para vender, junto con las crepas que también dejaba en diversos negocios y pues aprovechaba para dejar una charolita con estas delicias, se vendían muy bien, y lo mejor de todo es que no llevan tanto trabajo, creo que el mayor trabajo era cortar los cuadros al mismo tamaño para que todos quedaran igual, recuerdo que hasta con regla los medía para que todos fueran exactamente iguales. 

Antes no se estilaba eso de colocarlos sobre capacillos rojos y colocarlos en bolsitas de celofán, la verdad es que yo dejaba una canasta en donde los acomodaba sobre una servilleta y los tapaba con un trozo de celofán, aunque les diré que en la mayoría de los negocios en donde los dejaba volaban, así es que no corría el riesgo de que hubiera merma o se hicieran duros. 

Los tiempos han cambiado y se han vuelto muy populares y se ha vuelto también muy común ver lugares en donde ofrecen postres caseros empacados de manera individual, así como las mesas de dulces y postres para eventos en las que no pueden faltar estos deliciosos trocitos de cielo... y pues aquí la receta, espero que les guste... 

Ingredientes: 
1 Barrita de Mantequilla de 90 gramos
2 Huevos 
1 Taza de Azúcar 
3 Cucharadas soperas de Cocoa en polvo, no copeteadas, a menos que les guste el intenso sabor a chocolate.
3/4 Taza de Harina cernida 
1 Cucharadita de esencia de Vainilla 
Chispas de Chocolate blanco o con leche (opcional) 
Nueces (opcional) 
Azúcar glas para espolvorear 

Procedimiento: 
Brownies  procedimiento
Les comento que en esta ocasión preparé doble la mezcla, pues lo ideal es hacerla en un refractario rectangular, ademas de que si les cocino sólo un molde pequeño, me ponen carita de tristeza, así es que mejor la preparé como en aquéllos tiempos, doble la masa, pero esta vez la cocine en dos refractarios cuadrados. De ahí que en las fotografías aparezcan 2 barritas de mantequilla y los ingredientes dobles, pero prefiero hacerles la aclaración. 

Comencemos batiendo la mantequilla con la batidora hasta que esponje y le añadimos el azúcar y la vainilla, seguimos batiendo hasta que se incorpore perfectamente y agregamos los huevos uno por uno batiendo un poco entre cada uno de ellos, con cuidado de que no se corte la mezcla, cuando están todos los huevos incorporados, añadimos la cocoa y harina cernidas. Mezclamos perfectamente bien, sin batir demasiado para que el pan no quede chicloso y listo!! 

Colocamos sobre un refractario engrasado con mantequilla, cuando los hacía para vender colocaba siempre mitad de la mezcla en el refractario y dejaba caer chispitas de chocolate blanco, o a veces nueces, y después cubría con el resto de la mezcla, de manera que al centro, además de obtener una consistencia húmeda y suave, te encontrabas con una deliciosa sorpresa con las chispitas de chocolate o las nueces, esta vez no tenia ni chocolate, ni nueces, así es que tuve que omitirlos en la preparación, pero los menciono en los ingredientes como "opcionales". 

Otra forma de hornear los brownies es colocarlos sobre un molde al cual le hemos colocado un poco de aceite y después una hoja de papel aluminio, y a ésta a su vez, le volvemos a colocar un poco de aceite para engrasarla y evitar que se pegue en la mezcla. Colocamos la masa preparada y será más fácil desmoldar y cortar al momento de servir. 

Les confieso que la manera en que lo hacía hace muchos años era directamente sobre el refractario, pero sí se sufre un poco al momento de desmoldarlos pues corres el riesgo de que se peguen o se rompan, y recuerden que eran para vender y las porciones eran exactamente iguales. Además de que los partía con un cuchillo mojado en agua caliente en cada corte para que no se pegara la mezcla, debido a que queda húmeda en el cuchillo y arruinara las porciones. Son unos pequeños tips que les quiero compartir. 

Pues bien, debemos hornear a 175° en horno precalentado, alrededor de 30 minutos, recuerden que cada horno es distinto, así es que en cuanto vean que han cambiado de color y al picarlos con un palillo, noten que la mezcla ya está un poco más rígida, no tan suave, estarán listos, no los sobrecocinen, ya que se resecarán y no quedarán húmedos, suaves y deliciosos... tienen un punto exacto, en la medida en que los cocinen verán que van ganando práctica y les van quedando mejor. 

Cuando estén listos, dejen enfriar un poco, y córtenlos en cuadros (que es lo tradicional) pero bien pueden cortarlos redondos o en forma de corazón, en fin, sólo recuerden que tendrán un poco de desperdicio, así es que si son para vender, yo me inclinaría más a cortarlos en cuadrados. 

El siguiente paso es espolvorearlos con azúcar glas con la ayuda de un colador de malla fina, así quedarán nevados y se ven lindos, y sacarlos con cuidado del molde con la ayuda de una espátula, o bien, si optaron por utilizar el papel aluminio, verán que es más sencillo desmoldar, pues éste se despega fácilmente. Sólo resta colocarlos sobre capacillos rojos o del color que más te agrade y listo!! 

Bueno, también los puedes servir acompañados de una deliciosa bola de helado de vainilla, verás que le va muy bien, y tendrás un postre completo y delicioso. 

Si no te gusta el sabor tan fuerte de chocolate recuerda que puedes reducir un poco la cantidad de cocoa, poco a poco puedes ir encontrando la medida justa de tu gusto.