viernes, 6 de mayo de 2016

Papillas Mixtas para toda la semana

Papillas Mixtas
Hace unos días participé en un concurso de papillas para bebé, y pues no quedé entre las 3 recetas finalistas... :( ... creo que me faltaron muchos votos... jiji... pero de cualquier modo les quiero compartir la manera en la que he preparado las papillas para mis 4 niñas cada que se encuentran en esa etapa de bebés... siempre he sido muy celosa en lo que comen y procuro respetar los tiempos adecuados, es decir, no darles uno u otro alimento cuando todavía no les corresponden o no les aportan beneficio alguno... creo que me ha dado muy buenos resultados a largo plazo, pues siempre han comido de todo y creo que les dí buenas bases en su desarrollo al ofrecerles comidas nutritivas y preparadas con todo el cuidado del mundo para que los nutrientes sean aprovechados al 100%. 

Y pues a continuación les comparto el primer borrador que hice para participar en ese reto, pues lo tuve que ir recortando por cuestiones técnicas de la página en la que se suben, jiji... espero les guste y les sea de utilidad...  pues como saben tengo una beba de casi 10 meses que me ha distraído del blog, pero créanme, vale la pena.... 

Excelente idea para cocinar todas las papillas que utilizarás en la semana, desde cero, y no serán del mismo sabor, pues todo depende de las combinaciones que se te ocurran; ideal para mamás ocupadas (o sea: "todas"), llenas de sabor y nutrientes, el secreto está en cocinar cada verdura el tiempo exacto y guardar en recipientes de vidrio; las puedes congelar y conforme las necesites las vas descongelando. Comida casera, nutritiva y rica para no tener bebés ni niños quisquillosos... probado con mis 3 hijas mayores y a todas les encantaron!! y ahora mi bebé, se las devora con singular alegría. Nota: La receta es para 10 porciones, considerando que son para toda la semana y un poquito más, por si el bebé es muy comelón, no quise presentar una sola opción debido a que ésta es una sola receta para muchas papillas...

INGREDIENTES
1 Muslo de Pollo limpio sin piel ni grasa
1/2 Pechuga de Pollo limpia sin piel ni grasa
1 Papa pequeña sin cáscara y cortada en rodajas
2 Calabacitas Italianas pequeñas cortadas en bastones
1 Florete de Brócoli pequeño en trozos
4 Hojas de Acelga lavadas, desinfectadas y sin el tallo
Chícharos al gusto
2 Zanahorias sin cáscara y cortadas en bastones
1 Taza de Arroz cocido al vapor
Agua purificada la necesaria
Recipientes de vidrio con tapa (o frasquitos) los necesarios


PROCEDIMIENTO:
Paso # 1:
Colocar en una olla el pollo limpio con suficiente agua purificada y poner a hervir. No utilizar sal, ni ajo, ni cebolla, pues los bebés no deben comer la comida condimentada hasta pasado el año de edad.

Cuando notemos que el caldo del pollo tiene espuma encima, debemos retirarla, pues son las impurezas de los caldos, y no es muy buena idea dejarla.

Paso # 2:
Lavar todas las verduras perfectamente y retirarles la cáscara a las zanahorias y a la papa; desinfectar las hojas de acelga y retirarles el tallo; reservar todas las verduras partidas en trozos, pues las colocaremos poco a poco según su tiempo perfecto de cocción.

Paso # 3:
Cuando esté casi listo el pollo, a los 20 minutos de cocción aproximadamente, es momento de colocar la papa, las zanahorias y los chícharos, ya que son las verduras que más tardan en cocinarse.

Paso # 4:
Cuando notemos que ya casi están listas las verduras que agregamos en el paso anterior, añadimos el brócoli y las calabazas, sólo lo cocinaremos unos 3 minutos y los retiraremos, ya que no queremos que se oxiden y cambien su color verde esmeralda, yo los coloco en un recipiente aparte sin caldo.

Paso # 5:
Cuando hayamos retirado el brócoli y las calabazas ya cocidas, en su punto exacto, añadimos las hojas de acelga, y la dejamos sólo 1 minuto, pues no queremos que se sobrecocinen y pierdan sus propiedades nutritivas.

Paso # 6:
En este punto ya tenemos todas las verduras listas, el pollo ya cocido y debemos apagar el fuego, y procederemos a licuar las verduras poco a poco, haciendo tanta combinación se nos ocurra, pero no olvidando que en cada una de ellas, debemos añadir pollo, un poco de arroz cocido al vapor, del cual les agrego la receta en el apartado de "Tips", y un poco del caldo de cocción para que queden con la consistencia que a tu bebé le agrade.


Paso # 7:
Yo comienzo licuando, por ejemplo, acelgas con pollo y arroz, añado un poco de caldo y licúo o proceso; la papilla resultante la guardo en 1 ó 2 contenedores de vidrio, que tengan tapa y continúo con la siguiente combinación, es decir, puedo seguir licuando papas con chícharos, pollo, arroz, y tendrá un poco de acelga que le quedó de el proceso de licuado anterior; y así sucesivamente hasta hacer distintas combinaciones, todas en distintos frasquitos de vidrio.

Paso # 8:
Al terminar de licuar todas las verduras y todas las combinaciones que se te ocurran, es momento de marcar cada frasquito con el nombre de la combinación de verduras utilizada en cada uno de ellos, así como la fecha de elaboración. Utiliza un plumón indeleble. En esta ocasión yo obtuve: de acelgas; de papa con chícharos; de brócoli y calabaza; de zanahoria con papa; de calabaza; todas con pollo y arroz. Con esto lograrás tener un buen control de los alimentos y además una gran variedad, con la que no podrá aburrirse tu bebé, y todo partiendo de la misma base.


Paso # 9:
Cuando estén frías las papillas, podrás refrigerar las que utilices en los 2 días siguientes, y el resto, hay que congelarlas. Sólo recuerda pasarlas a la parte del refrigerador un día antes de que las necesites, así estarán completamente descongeladas al momento de calentar. Yo las caliento a Baño María, pero si no hay posibilidad, y sólo hay un horno de microondas, lo utilizo, calentando sólo unos segundos.

Tips:
Tip #1
Arroz al Vapor: Lavamos una taza de arroz bajo el chorro del agua y la colocamos en una ollita arrocera. Le añadimos 1 1/2 taza de líquido, de preferencia el caldo de pollo (sin sazonar), y cocinamos tapado a fuego bajo; cuando notes que el agua comienza a burbujear, destapa un poco para que no se derrame el líquido. Deja cocinar hasta que el arroz esté completamente cocido y seco. Añade el agua o caldo necesario hasta lograrlo.

Tip #2
Puedes utilizar menudencias de pollo, éstas harán más nutritivo el caldo, ideal para niños que tienen anemia o tienen otros requerimientos nutrimentales.

Tip #3
Puedes añadir un poco de caldo de frijoles negros o de lentejas, o bien añadir un poco de papilla, si éste es el caso, sólo recuerda que debe ser el resultado de los granos de frijol o lenteja bien cocidos, molidos y pasados por un colador para retirarles la cascarilla, que puede resultarle al bebé muy pesada para su pancita. Son algunas opciones para darle más variedad a estas papillas, recuerda que ésta es la base para un sin fin de posibilidades de alimentación sana para tu bebé.

Tip #4
Puedes utilizar otras verduras, como por ejemplo, camote amarillo, les encanta a los bebés, pues el dulzón; también calabaza  amarilla, ejotes u otras verduras de acuerdo a la temporada, sólo recuerda que cada una de ellas tiene distintos tiempos de cocción en relación a su dureza, así es que no las sobrecocines para que realmente sea un platillo nutritivo.

Tip #5
Puedes variar la consistencia de la papilla agregando más arroz, o bien, más caldo, todo depende de la edad y gustos del bebé. Ahora que mi bebé tiene 9 meses, la consistencia es más gruesa y alcanza a sentir un poco los grumitos del arroz. Cuando estaba más pequeña se la licuaba muy bien y le añadía más caldo.

Tip #6
Por etapas podrás también licuar los ingredientes solitos, es decir, sólo acelgas, sólo zanahorias, sólo pollo, en fin... de acuerdo a su edad, pero utilizando la misma receta base.

Presentación:
Recuerda servir estas deliciosas papillas a una buena temperatura, cuidando de no quemar al bebé, en un platito de color vivo y con una cucharita que no lastime sus encías, si todavía no tiene dientitos.