jueves, 29 de diciembre de 2016

Galletas de Jengibre y Canela

Galletas de Jengibre y Canela

Vacaciones.... sí, pero los niños de vacaciones y en casa se vuelven locos!! y nos vuelven medio locas a nosotras también... así es que al ver que mi pequeña de 7 corría o corría por todas partes jugando con "Freesbe" (nuestra querida mascota desde hace ya 9 años) es una linda, noble y tranquila perrita "Westy", creo que ya me estaban mareando, y decidí poner a trabajar a la pequeña mientras la más pequeñita de casi año y medio, nos miraba curiosa, jugando con los vasos, pues es su deporte favorito, sacarlos del gabinete y acomodarlos, o más bien, desacomodarlos... en fin... tenía que hacer algo para que estuvieran más tranquilas y disfrutaran la tarde... y vino a mí la grandiosa idea de preparar galletas de jengibre con canela... una actividad ideal para los niños... aquí la receta... 

Ingredientes: 
2  1/2 Tazas de Harina de Trigo 
3/4 Taza de Azúcar Mascabado o morena 
1 barrita y media de mantequilla (150 gramos) 
1/2 cucharadita de Bicarbonato de sodio
1 cucharadita de canela en polvo 
1 cucharadita de jengibre en polvo 
1 huevo
1 pizca de sal 

Para el Glaseado: 
1/2 Taza de Azúcar glas
Agua la necesaria hasta lograr una masa manejable 
Colorantes vegetales 

Procedimiento: 
Galletas de Jengibre y Canela


A divertirse!! los niños pueden intervenir en la elaboración de esta deliciosa receta!! y disfrutarán mucho el tiempo, comencemos: 

Cernir o tamizar el los polvos, el  harina, bicarbonato, canela y jengibre y añadir el azúcar y la pizca de sal, mezclar todo muy bien. 

Debemos batir el huevo y añadirlo a la mezcla seca, obtendremos una consistencia arenosa, enseguida debemos añadir la mantequilla, debe tener consistencia de pomada, es decir, estar suave, si apenas la sacaste del refrigerador y está muy dura, puedes partirla en trozos pequeños y colocarla en un plato y meterla al microondas por unos cuantos segundos, hasta que notes que está suave y puedes batirla como se aprecia en la foto. 

Sólo nos resta mezclar todo hasta formar una masa homogénea, extender la masa sobre una superficie enharinada y aplanarla con el rodillo también enharinado, debemos extenderla hasta que tenga aproximadamente 5 milímetros de grosor, y sigue la diversión!! a cortar las galletas con los cortadores, tanta variedad como tengas o apetezcas, eso les encanta a los peques.... 

No se asusten con la masa, pues puede ser que sientan que se rompe un poco, sólo levanten con ayuda de una espátula cada una de las galletas cortadas y listo, las colocan sobre una charola engrasada. 

Debemos hornearlas a 180 grados por 15 minutos, no olviden calentar el horno antes de introducir las galletas, recuerden que la masa queda un poco café, así es que no notarán qué tan doradas están quedando, les recomiendo que tomen el tiempo, así quedarán más ricas, pues no se tostarán tanto y no se harán tan duritas... ya que llevan buena cantidad de azúcar... 

Cuando las retiren del horno, es importante que las despeguen de la charola, cuando estén todavía calientes, con la ayuda de una espátula, si se esperan a que enfríen, de seguro se romperán y creo que les quedará el hombre de jengibre sin cabeza o algo así... jiji.... o bien, pueden  utilizar un papel para hornear o un poco de papel encerado y luego engrasado sobre la charola y colocar las galletas ahí, como ustedes prefieran... 

Para poder adornar las galletas, debemos esperar a que se enfríen por completo. 

Para el Glaseado: 

Glaseado sencillo para galletas

Debido a que con esta receta, aproximadamente salen 18 galletas grandes, no necesitamos tanto glaseado, y como no tenía pensado hacerla, tuve que trabajar con los ingredientes que tenía en casa... y he de confesarles que el azúcar impalpable o glas que tenía no era de esas que deja el glaseado muy blanco, sino más bien medio gris... pero así funcionaron con mis niñas, les encantaron y no notaron ese pequeño detalle... 

Pues bien, sólo debemos colocar el azúcar en un moldecito pequeño y añadimos un poco de agua, casi son 2 ó 3 cucharaditas y vamos batiendo, debemos obtener una mezcla no tan ligera, sino como le dicen, a punto de listón, que caiga el chorrito delgado pero continuo y no esté tan flojo, y es momento de separar un poco en distintos botecitos para ir pintando con colorante vegetal, debes ir añadiendo de gotita en gotita y batimos, hasta obtener el color deseado... yo no tenía a la mano mis duyas, así es que la manera más sencilla es utilizando un cono de papel para tomar agua, rellenarlo y cortar con las tijeras la punta, de acuerdo al grosor que queramos obtener de la línea que pintaremos. 

Si no tienen conos de papel, los pueden fabricar con una hoja de papel, cortando unos cuadros y sujetando el cono con un poco de cinta adhesiva, aunque les diré que rápidamente se les humedecerá, y puede ser que batallen un poco, pero esto es en momentos en los que no se cuenta con los materiales adecuados, jiji... es una medida desesperada acaso?... lo mejor es utilizar papel mantequilla o albanene, pues ese no se humedecerá y podrán manejarlo bien. 

Otro detalle importante, es que procuren no dejar destapado el glaseado pues perderá humedad y no podrán manejarlo con  facilidad, así es que lo mejor es taparlo con una bolsita plástica o con un trapo húmedo, y listo, a pintar de colores las galletas, como los niños prefieran... el chiste es que se diviertan y se entretengan... así creo que no nos volveremos locas en las temidas vacaciones.... 

Diviértanse y disfruten mucho esta actividad tan deliciosa!!